Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

58062
Alejandro González Iñárritu presenta Zaï #FICM2014

Alejandro González Iñárritu presenta Zaï #FICM2014

21/Oct/2014

Sin previo aviso, Alejandro González Iñárritu tomó por sorpresa al mundo entero con el anuncio un nuevo y excitante proyecto que pondrá a la Ciudad de México en el centro del panorama cinematográfico internacional.

Zaï es el nombre que recibe un sistema de cultivo africano en el que se cava un hoyo en la tierra y se vierten materiales orgánicos que hacen que las plantas sean más fuertes y productivas. Bajo este concepto nació la iniciativa de Iñárrituque pretende construir en el Distrito Federal un centro que sirva de caldo de cultivo para la creación y la pluralidad de la cultura del cine.

Este complejo, que estará ubicado en la colonia Roma, contará con tres salas de cine, sala de exposiciones, biblioteca, archivo, librería, restaurante y cafetería. La idea fue concentrar un espacio plural en el centro de la ciudad donde se pueda disfrutar del cine independiente con las mejores condiciones técnicas y generar una comunidad en torno a las películas y que la gente participe de forma activa.

Al frente del proyecto hay cuatro nombres clave: González Iñarritu, como principal instigador de la idea; Alejandro Ramírez (Director General de Cinépolis) para aportar la experiencia e infraestructura de la exhibición; Daniela Michel (Directora del FICM) con sus años de trabajo en la producción y promoción de festivales; y Jorge Mondragón (Socio y representante de Colours) quien aporta los conocimientos de mercadotecnia.

También se anunció un primer consejo asesor estelar que trabajará la propuesta cinematográfica del centro y se encargará de tener un mínimo de dos invitados de relevancia internacional al mes, el cual está compuesto por Alfonso Cuarón, Guillermo del Toro, Carlos Reygadas, Fernando Eimbcke, Amat Escalante, Diego Luna y Gael García Bernal.

Este proyecto, pionero en el país, apunta a lo más alto, y de conseguir llevarse a cabo convertiría a la Ciudad de México en un punto clave del desarrollo cinematográfico a nivel mundial. El entusiasmo de Iñárritu es altamente contagioso y esperamos que un equipo tan fuerte en recursos y experiencias logre su cometido.

Además, también fue presentado un manifiesto sobre el que se asienta la filosofía de Zaï.

Creemos en el poder liberador y humanizador del cine.

Creemos que ver no es mirar.

Creemos en un espacio donde la ciudadanía ejerza su derecho a mirar el cine del mundo.

Creemos en imágenes que acarrean historias e ideas que golpean el plexo neurológico de nuestra existencia.

Creemos en un cine universal que, más allá del puro entretenimiento, deje huella.

Creemos en un cine sin miedo; sin miedo a perder dinero y sin miedo a expresar la realidad, que no es sino la realidad personal de cada autor.

En Zaï programaremos y nos alimentaremos de las imágenes que amamos. Aquello que nos perturba cuando estamos demasiado cómodos y nos consuela cuando estamos perturbados.

Sostendremos una curaduría diversa no subordinada a intereses económicos o enormes campañas de publicidad, sino impulsada por el libre y amplio criterio de una comunidad que ama el cine y está cerca de su pulso vital.

Zaï no es un ejercicio artístico sino un derecho ciudadano a elegir e impregnarse de lo que hoy el mundo entero ofrece.

Las imágenes y las historias del mundo vendrán aquí. Sus creadores también.

De la misma manera, nuestras imágenes, historias y creadores se expondrán hacia dentro y hacia fuera de Zaï, contribuyendo a una comunidad en diálogo constante.

Las películas se programarán y se fortalecerán por sí solas, porque la boca sólo habla de lo que el corazón esconde.

Zaï es cine, fotografía, instalación visual, talleres, conferencias, exposición y exhibición.

Zaï es un proyecto civil, social y cultural; Un proyecto auto-sustentable con un espíritu incluyente.

Zaï es un movimiento que encara sus objetivos con entusiasmo, pero también con desparpajo y alegría.

Porque si no, no hay cine.

No es una revista, es un movimiento.