Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

23945
Culturas encontradas en el Ritmo Perdido de Santiago Auserón

Culturas encontradas en el Ritmo Perdido de Santiago Auserón


10/May/2013

“Disculpen que os reciba así, normalmente me gusta estar más íntimo, sin tanta separación con vosotros y sin éstas gafas oscuras, pero es que además de ser graduadas me protegen de ese foco que me está matando” así saludó Santiago Auserón a un auditorio lleno en el Museo del Chopo para presentar su libro Ritmo Perdido en una larga y amena plática.

Hay quienes dicen que la música nos une, que es la herencia cultural de nuestros antepasados. A veces te puedes llegar a preguntar de dónde viene lo que escuchas, por qué te llaman más la atención algunos ritmos que otros y por qué hay ciertos parecidos en la música del mundo; todas éstas dudas son la base sobre la que está escrito el libro de Auserón, quien intentó retratar un panorama musical específico de la Península Ibérica que comienza con reflexiones de su infancia y su generación, pues recuerda que “todos parecíamos abducidos por la música de la negritud de E.U.A. por eso mi inquietud, eran sonidos de un lugar lejano, desconocido y en otro idioma que aún así nos mantenía hechizados, no sé si fue por los medios de comunicación, las nuevas tecnologías, el imperialismo de Estados Unidos en España a partir de sus bases militares o el simple deseo de ser rebelde por escuchar algo diferente.”

El autor cuenta que en el libro se aprecia la evolución de la investigación, pues mientras avanza y se topa con censuras, la curiosidad es más grande y el panorama del comienzo se hace más amplio, remontándose a muchos años atrás, cuando los árabes estaban en España y la influencia de ellos en este país; pasando por la historia del descubrimiento de América y lo que Europa trajo y deshizo del ‘nuevo mundo’, hasta llegar al terrible hecho de la comercialización de esclavos africanos. Es aquí en donde encuentra al Ritmo Perdido, pues la convivencia entre culturas puede terminar en fusiones que prevalecen hasta nuestros días. “La música es tan valiosa como las vasijas antiguas que hay en los museos, tal vez hasta más, pues los ritmos no están encerrados ni limitados, la música es la vasija de la que podemos beber la historia y la cultura directamente”.

Un libro que lleno de detalles e historia, música y cultura, que provoca imaginar ritmos para las canciones así como encontrarnos en el otro y que como dice Santiago “aunque esto sólo habla de una ubicación geográfica en especial, os invito a que se adentren en vuestro folclor mexicano que es tan rico y tan amplio, pues así podrais seguir conociendo sobre vuestra historia y los que nos une a todos.”

 

REDACCIÓN:


No es una revista, es un movimiento.