Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

62549
Black Is Beltza: Fiel retrato de contracultura

Black Is Beltza: Fiel retrato de contracultura

18/Dic/2014

Black Is Beltza

Fermín Muguruza, Harkaitz Cano, Dr. Alderete

La Caja de Cerillos Ediciones

México, 2014

Primera Edición, 140 pp

Un libro escrito a cuatro manos e ilustrado a otras dos; tres mentes que han empleado sus distintas herramientas para el combate ideológico y político durante varias generaciones desembocan en una novela gráfica, un thriller de historia para ser exactos.

Manex Unanue es un fotógrafo de origen vasco que obtiene la oportunidad de visitar Estados Unidos como parte de la Comparsa de Gigantes de Pamplona que desfiló en Nueva York en 1965 sin dos de sus integrantes: los gigantes negros, ésto debido a su color y a las tensiones que había entre razas durante ese momento en Norteamérica.

Aleatoriamente, Manex presencia un desplante de poder negro en una marcha en pro de la equidad y esta emoción en el ambiente lo inspiran a perder a propósito su viaje de vuelta a España y quedarse para, de alguna manera, formar parte de los acontecimientos, decisión que terminará por poner en riesgo su vida y llevarlo a viajar por varias partes del mundo adentrándose más y más en la resistencia global en contra del imperialismo y la opresión.

Black Is Beltza brinda oportunidad de adentrarse y vivir distintos pasajes en las múltiples revoluciones políticas y sociales que acontecían en el mundo durante mediados de los 60. Manex viaja a Cuba, Argelia, España, México, Canadá y Estados Unidos discutiendo movimientos, viviendo atentados y escuchando inclusive lo más representativo de esa época: Ottis Redding, Jimi Hendrix, James Brown y sí, Tin Tan.

La historia es veloz y fluye como toda novela de acción debería de hacerlo. En cada viñeta algo sucede y aunque tiene sus necesarios momentos de reflexión, el dinamismo entre cada pasaje se agradece ya que no se presta a episodios de relleno.

Fermín Muguruza y Harkaitz Cano aprovecharon cada centímetro de la página y seguramente pusieron a sudar al Dr. Alderete en más de una ocasión para poder encapsular tanta información visual y lírica; saltos y maromas durante tiroteos, fiestas en tugurios con luces tenues y nubes de humo, escenas de sexo callejero y, por supuesto, huidas en la carretera.

Es también de hacer mención que uno de los encantos del proyecto es que debido a la complejidad de los sucesos retratados, el libro se desenvolvió en numerosas actividades durante su lanzamiento, aludiendo varios puntos de la contracultura de los 60: Exposición fotográfica, master class sobre el poder de la imagen y una canción del mismo nombre con voces invitadas de Boots Riley, miembro de The Coup y Street Sweeper Social Club.

Se nota que todos hicieron su labor de investigación, ya que más allá de la precisión que busca ofrecer en cuanto a fechas y acontecimientos interconectados, son los detalles en las expresiones, marcas, peinados y modos de los personajes lo que amarra la vibra del momento.

Independientemente de las necesidades de la historia, Alderete al final del día es el amo y señor de ese universo en viñetas así que, con motivo de darle realismo a ciertas escenas, seguro no tuvo tanto problema en conseguir cigarrillos Tigres en el tintero.

No es una revista, es un movimiento.