75693
La mirada de Henri Cartier-Bresson

La mirada de Henri Cartier-Bresson

29/Jul/2015

Una pequeña semblanza al fotógrafo francés

La fotografía puede transmitir muchas clases de sentimientos y emociones, puede capturar un momento único y volverlo eterno, puede convertirse en testimonio fiel del pasado para futuras generaciones, pero además, una fotografía en blanco y negro puede contener un significado más profundo, más íntimo que solo el fotógrafo puede conocer.

Henri Cartier-Bresson (1908-2004), fotógrafo autodidacta de nacionalidad francesa, figura entre los fotógrafos preponderantes de su tiempo, a tal grado que es considerado como el padre del fotoperiodismo.

En 1934 visitó nuestro país y fue entonces cuando logró capturar la vida en las calles del Centro Histórico, además de entablar cierta amistad con distintos personajes y artistas mexicanos como: Diego Rivera, Manuel Álvarez Bravo, Andrés Henestrosa e Ignacio Aguirre, entre otros.

Recordemos que su obra fue expuesta recientemente en el Palacio de Bellas Artes con la exposición "La mirada del siglo XX", muestra integrada por 398 imágenes, además de otros objetos como documentos personales, dibujos, pinturas e incluso algunos trabajos cinematográficos pocos conocidos, pues además de la fotografía y la pintura, el fotógrafo francés encontró una pasión por el cine ya que decía que "el cine le había enseñado a ver".

henri cartier bresson

El encanto de la obra de Cartier-Bresson radica en la habilidad de congelar el movimiento, concepto que llamo instante decisivo, así como de capturar con su lente la esencia de personalidades como: Pablo Picasso, Marie Curie, Truman Capote, Fidel Castro y Ernesto Che Guevara. Siempre utilizando colores acromáticos para sus imágenes y retratos.

Es así como la fotografía también se convierte en una herramienta que nos permite documentar los acontecimientos y hechos históricos más sobresalientes, tal y como lo hizo el también llamado padre de la fotografía callejera durante la Segunda Guerra Mundial, uno de los episodios más tristes que han visto los ojos de la humanidad.

No es una revista, es un movimiento.