23465
ImproSport: De la Televisión al Teatro

ImproSport: De la Televisión al Teatro

02/May/2013

En su tercera temporada, ImproSport está a punto de cerrar los telones de nuevo tras una serie de batallas de improvisación que tuvieron lugar en el escenario del Foro Shakespeare.

La competencia se desenvuelve en el centro de una sarcástica parodia de los reality shows, a los que la programación de ciertos canales de televisión abierta nos tienen tan mal acostumbrados, en donde seis equipos compiten por ganarse un millón de pesos si logran ser los mejores improvisando.

Desde el momento de llegada el teatro funge como set de televisión; el floor manager corre para todos lados, la edecán bonita, alta y un poco (bastante) tonta, se pasea con su mini vestido ochentero, la conductora camina por el escenario con la maquillista pegada a ella y el público pasa a ser el de un show de televisión en vivo.

Así, respondiendo a la indicación que la edecán señala con letreros, el público se vuelve parte de este show en el que si bien existen diálogos determinados que guían la acción, la apuesta grande se va hacia la mejor improvisación posible.

Este reto, cuya dificultad va variando, exige de los participantes un nivel de disposición y entrega impresionante en cada ejercicio después de los que, como programa de televisión barato, los concursantes pasan a línea de jueces y son evaluados por dos personajes estereotipados del género.

Si bien la obra tiene lo suyo, entre que te mantienen bailando el tema del programa y participando con votos y “aplausos efusivos” para que el público entre en el juego, el ir y venir de improvisaciones - no siempre buenas - comienza a hacerse tedioso después de dos horas continuas de interacción.

Lo peor no es eso sino que al terminar estas dos horas, y cuando el público apenas se siente con un respiro por creer que terminó, anuncian un intermedio para regresar a la competencia de otros dos equipos. A este punto, la gente simplemente comienza a salirse.

Sin duda la conductora, que se lleva la obra, es el punto clave de la puesta en escena la cual sin ella, sin su bailecito del empate y todas sus bromas, sería realmente imposible de digerir.

Así que si estás dispuesto a pasar un largo rato apreciando improvisaciones y tienes afán de juez, no te pierdas ImproSport que se estará presentando todos los jueves en el Foro Shakespeare hasta finales de mayo.

No es una revista, es un movimiento.