Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

70608
Gildo Medina: “A la música le debo todo, sin ella tampoco existo”

Gildo Medina: “A la música le debo todo, sin ella tampoco existo”

25/May/2015

Hace días nos encontramos conversando con Gildo Medina, uno de los 100 mejores ilustradores del mundo, según la casa editorial de arte TASCHEN y artista polifacético que ha trabajado con grandes marcas, diseñadores, fotógrafos, artistas, y modelos.

La reinterpretación de sus ilustraciones Sad. Empty. Poor. entre otras, visten las sillas del salón privado y cava de Candela Romero, lugar donde se dio esta breve charla sobre sus procesos creativos. Él y la presentación de su última obra en el anexo lounge de dicho Bistro, mismo que acogió una instalación efímera con la reinterpretación de sus obras por medio de dibujos, recortes en el papel, intervenciones en acrílico, cambiaría el sentido original de su obra: retratos que hacen uso de la ironía, sarcasmo, deconstrucción, transgresión y que además, buscan responder desde la visión del artista lo que sus personajes aman / odian.

“Vamos a crear un espacio efímero de Gildo Medina, para poder compartir más de cerca un poco los procesos que llevo; ha sido increíble, no sé si a todo mundo le pase pero mis proyectos van muy sincronizados, siempre llega un proyecto pongámosle el tema que quieran y de la nada empiezan a llegar 3 o 4 proyectos no del mismo estilo pero de la misma temática”, comentó.

El éxito, es el arte en la vida del artista, lo más, el misterio efímero; la breve explicación de la misma vida, ¿lo que el artista cree sobre el arte? “El arte, la existencia pura, no ubico más que existir a través de él; tengo reflexiones muy extrañas, estaba aprendiendo de la parte contraria de las preguntas frecuentes que uno siempre hace y hay un colectivo de arte en Nueva Delhi que se llama RAQS (Rare Asked Questions), entonces cómo cuántas veces te has preguntado cosas que no pensabas preguntarte, qué pasaría si no hiciera arte, me enfermaba, porqué tendría tanto tiempo de ocio y de no creación, es una cuestión no sé como explicarla... que llena el cuerpo interno y externo, lo maximiza a la potencia más alta de la existencia, para mí la creación, si no lo hiciera me enfermaría”, afirmó.

Gildo en sus intervenciones de muebles a encargo, pide algo en qué creer. Riendo nos comentó que no va evangelizar ni nada por el estilo, al venir de una familia agnóstica, y no haber sido bautizado, no tiene creencias religiosas tradicionales.

“Casualmente el arte me hizo entender que hay un ser todo poderoso y completamente eterno y puro, contando sus bienes y su males, que es parte de uno que nos mueve y que los artistas sólo estamos recibiendo mensajes de dimensiones puras para ser más que un simple mensajero, eso me hizo creer que este ser humano banal, común y corriente, no es posible que pueda estar transmitiendo esto, mientras alguien está destruyendo. Estos deben ser mensajes puros de otro nivel más elevado, no soy un ser tan elevado yo solo soy un mensajero”, exclamó.

El esteta en antigüedad se ve como mensajero de lo divino, en la modernidad como la funcionalidad del hombre, si juntamos estas dos se puede entender fácilmente a Gildo Medina en sus procesos de creación. Invitando hipotéticamente a un músico a colaborar e intervenir un mueble, elegiría al músico y compositor polaco Zbigniew Preisner, parte fundamental de su vida y creación, sobre todo, la última.

“Creador del concierto de la unificación de Europa, para mí durante mucho tiempo, mi concierto favorito, más importante desde que tengo trece años, lo escuchaba y los escuchaba, hasta ahora; de pronto estaba creando mi última obra donde me tarde un año tres meses, ya concentrado, lo escuchaba una y otra vez, éste me revela el camino de mi obra; más entrado busco la letra, la cual me resulta desconocida ya que hablo francés, inglés, italiano, español y el concierto está en griego, resulta que es Poema de amor corintios trece (carta de Pablo), con la cual tuve una experiencia como artista donde me llevó al éxtasis; casualmente la primer coleccionista de mis invaluables sillas, Belinda, un hermoso ser, me permitió pintarla desnuda, física y espiritualmente, casualmente me sugirió que la obra se inspirase en el poema de Amor corintios trece; la obra fue para su último disco Catarsis, en el cual hice fotografía e ilustración”, compartió.

La casualidad hace que de Belinda a Zbigniew Preisner se muestre el rizoma y sincronía impregnados por Corintios trece, y el amor que sublima al artista y obra. También menciona que la silla hecha por él y Zbigniew Preisner sería pura luz.  Entre anécdotas de su juventud temprana en Francia, y sus 36 millones de latas Coca-cola distribuidas todo un año en dicho país, nos revela que nadie había recortado la sílaba La del logotipo de Coca-cola y él fue el primero, para hacer una tonada “La, la, la la,la,la”.

“A la música le debo todo, sin ella tampoco existo”, mencionó, y añadió que tiene un playlist titulado Música sabrosona que incluye a Samo, Vanessa Paradis, Serge Gainsbourg, Arielle Dombasle, Ángeles Azules, y Leonel García, misma que ocupa para sus procesos creativos.

Al finalizar, le pedí que tomara una foto de su obra tal cual estaba la cámara, y los resultados fueron dos:

Una plano holandés fuera de foco con el aura del artista...

Gildo_auradeartista

Y el otro, un plano general con desenfoque intencional haciendo auto retrato de su obra y su calzado.

Gildo_zapatos_obra_selfie

No es una revista, es un movimiento.