31051
Medicine: Un Glorioso Festín

Medicine: Un Glorioso Festín
Medicine: Un Glorioso Festín

/

Artista(s)

21/Ago/2013

Medicine

For The Happy Few

Captured Tracks

2013

Sí bien la hecatombe sucedida tras la aparición del álbum MVB de My Bloody Valentine, se encargó de acaparar y robar toda atención de lanzamientos paralelos, incluyendo otros históricos regresos al estudio por parte de Wire, The Pastels, Guided By Voices y Pan AmericanTo The Happy Few, de los también recién reunidos Medicine, es sin duda alguna de los más pesados, ensordecedores y por demás melodiosos regresos que este año podría dar.

Medicine tiene una historia particular; datados de 1990, el conjunto desapareció en 1995 regresando en el 2003 con solo dos integrantes del trío original bajo la premisa de ser una nueva versión de la banda. En ese entonces manejaban un sonido electrónico carente de batería real, y ahora, diez años después, regresan Brad Laner en la guitarra, Beth Thompson en el bajo y voz; y por vez primera desde 1995, Jim Goodall en la batería, dando como resultado uno de los mejores álbumes de este 2013.

Desde el retumbar de “Long As The Sun” hasta la suave y envolvente “Daylight”, To The Happy Few es envolvente, etéreo, fuerte y sobre todo cambiante; genera esa especial sensación que solo un álbum de esta carga auditiva puede dejar en el cuerpo del escucha, pero evoluciona, ofrece progresiones y paredes de sonido tan distintos como los títulos “Pull The Triger, “Butterfly’s Out Tonight” y “It’s Not Enough”, imposible escoger un favorito, pero si explicable de donde surge el estilo que ahora se le adjudica a The Joy Formidable, The Raveonettes y Deerhunter.

Mezclando no solo shoegaze y dream pop, sino el garage y el space rock, To The Happy Few es un meticuloso y logrado álbum de una banda que no había trabajado junta en casi veinte años, y que tras miles de procesos de producción y técnicas de grabación totalmente nuevas, demuestra que así debe sonar un congénere de Pale Saints, Lush y Loop en el 2013.

Medicine está de regreso con una belleza de placa que al igual de colorida que su portada, ofrece variados manjares multicromáticos que merecen total y absoluta atención sobre cualquier otro platillo.

No es una revista, es un movimiento.