Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

16460
Legowelt: la celebración de la historia de la música electrónica reciente

Legowelt: la celebración de la historia de la música electrónica reciente
Legowelt: la celebración de la historia de la música electrónica reciente

/

Artista(s)

28/Nov/2012

Legowelt

The Paranormal Soul

Clone

2012

A veces no es fácil tener en claro que el sentido original de las cosas se desvirtúa; ¿en qué momento los regguetoneros decidieron convertirse en hooligans? ¿Cuándo la música electrónica se volvió el fondo más inocuo para la pista sonora de los bares? ¿Qué pasó por la mente de los Dj´s para ambicionar ser los nuevos rockstars? ¿Alguien se acuerda todavía de cuando se promovía aquello del P.L.U.R? ¿A dónde quedaron la paz, el amor, la unidad y el respeto?

Gente como Paul Oakenfold se pertrecha detrás de un show de Madonna para aburrir al público; Steve Aoki se comportan como si fuera un chamán y convoca multitudes que corren el riesgo de morir aplastadas. La electrónica más barata y chafa como banda de sonido de cierto tipo de yuppies que se comportan como springbreakers eternos. ¿A  qué debemos este tipo de cosas?

Toda corriente artística –y la música no es la excepción- está conformada por ética y estética. Lamentablemente, la electrónica comercial y de masas olvidó que requiere de ciertos principios que la sustenten y ordenen su comportamiento, es decir, carece de ética. Se limita a ser un espectáculo multimedia que obnubila los sentidos pero que carece de discurso. Es sencillo, tiene forma pero no tiene fondo. Es un fenómeno hueco.

Ya casi nadie se acuerda que hace 25 años en ciudades como Detroit el movimiento techno era una arista más de una escena subterránea; reflejaba los deseos de una minoría de obtener cierto tipo de esparcimiento alejado de los modos típicos de la sociedad del espectáculo, que siempre privilegia lo escéptico y descafeinado. Figuras como Derrick May y Carl Craig picaron piedra para reconquistar la noche y ejercer así incluso un derecho ciudadano. Bien sabemos cómo terminó un proyecto tan loable en un principio como el Love Parade berlinés; fue devorado por el marketing y convertido en una marca comercial más hasta su decrepitud.

Es por ello que brillan con luz propia aquellos involucrados en conservar el verdadero sentido del movimiento clubbing y se aferran a sus ideales fundamentales. Cierto, hay hedonismo pero también un principio de búsqueda y exploración. No se trata pues de la corriente dominante, pero existen reductos donde se sigue librando la batalla. Allí están Nueva York, Londres, Berlín, Colonia. No olvidemos Escandinavia que es una potencia en la materia y por supuesto Bélgica y Holanda.

Precisamente de aquel país es que procede Danny Wolfers, que como se estila entre quienes no se aferran al ego y la personalidad tiene muchos alias, pero el principal de ellos es Legowelt. Pertenece a la escena de La Haya y desde allí ha labrado una carrera llena de congruencia pues tras el éxito de Disco Rout se echó un tanto para atrás para que el asunto mediático no lo consumiera.

Con entera libertad y sin que lo dominé la nostalgia ha editado un disco en que se celebra el pasado para recordar lo mejor de aquel momento en que los raves estallaron con toda intensidad y modificaron los usos sociales. The Paranormal Soul  es un disco en que se celebra el legado de Underground Resistance, Aphex Twin, Global Communication y The orb, desde una perspectiva personal de su creador.

El hombre se basa en la contundencia de algo llamado “Rave Till Dawn (Edit) para mirar al pasado desde un presente todavía intenso. Es por eso que hay acid house puro y duro, pero también pasajes techno sin que por ello parezca música vieja, todo lo contrario.

Un tipo incansable y que ha participado en proyectos como Orgue Electronique, Macho Cat Garage, Mr. Clavio y Catnip muestra que además de componer piezas tan eficaces para extensas sesiones de baile también tiene sentido del humor. Por eso están allí: “Elements of Houz Music” y “Renegade of A New Age”. Disfruta retomar cosas que han ocurrido para darles un sentido actual.

En sus 12 cortes pasa por algo como la Intelligent Dance Music (IDM) para luego concentrarse en el sonido rave. Es en suma un gozoso resumen de lo que la electrónica de calidad fue y debería de seguir siendo. Gracias a creadores como Legowelt la fiesta todavía no termina. ¿Alguien sabe dónde será el after?

No es una revista, es un movimiento.