Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

50944
Kasabian y el minimalismo de 48:13

Kasabian y el minimalismo de 48:13
Kasabian y el minimalismo de 48:13

/

Artista(s)

30/Jun/2014

Kasabian

48:13

Columbia / Sony Music

2014

Las expectativas se dispararon después de que Serge Pizzorno declaró que el nuevo material discográfico de Kasabian sería un tanto más franco y contundente a comparación de sus cuatro álbumes anteriores, aclamando que lo producirían bajo el estandarte de la idea en que “menos es más”.

En efecto, lo anterior se ve reflejado en el título y el tracklist de la quinta entrega del grupo inglés, denominado sencillamente 48:13; una pieza minimalista y generosa que ofrece mucho en trece canciones.

Más allá de toda pretensión, Kasabian continúa caminando sobre la línea cosmopolita que los distinguieron desde sus inicios hace casi ya diez años. Su música representa una marca registrada, que se identifica y se reconoce a nivel mundial por su importancia en la escena actual.

A lo largo de la placa, el grupo presenta canciones cargadas de rock psicodélico sobre una estructura indie fuertemente impulsada con tintes de música electrónica. Temas como “Bumblebee”, “Glass”, “Clouds” y “Doomsday” son llevadas por estridentes riffs de guitarra y una acertada incorporación rítmica marcada por líneas de batería y sintetizadores.

Es clara la influencia de Oasis y The Chemical Brothers en “Eez- eh” por su aspecto bailable, pegajoso y fácil de corear cuya edificación nos traslada a un escenario imaginario, tomar la mano de nuestra pareja y frotarlas al ritmo de los sintetizadores.

Por su parte, “Treat” funge como un punto de quiebre al explorar terrenos más nostálgicos e íntimos del grupo que hasta cierto punto se vuelve un tanto predecible. No así, “Explode” toca aspectos más bailables y los vuelve de doble sentido, argumentando que siempre es mejor morir de pie que sobrevivir arrodillado.

Sin duda, Kasabian ha conseguido su idiosincrasia delirante y lo han puesto al servicio de cada uno de los temas que envuelve su quinta entrega, rectificando así su expertise en llevar con sobriedad y alegría un viaje psicodélico bastante placentero. Un disco bien estructurado pero que difícilmente superará a sus antecesores.

No es una revista, es un movimiento.