Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

11949
Importación Nacional

Importación Nacional
Importación Nacional

/

Artista(s)

04/Sep/2012

Artista: Mexican Dubwiser

Ábum: Revolution Radio

Disquera:  Kin Kon Records
Año: 2012

La música nacional contiene varios géneros que sostienen la percepción que se tiene internacionalmente del sonido del país, sobresaliendo la música regional arraigada a la cultura popular. Pero en la década pasada, ésta misma se comenzó a modernizar en base a la implementación de variantes electrónicas. Sobre esta cimentación, nace Mexican Dubwiser, proyecto de Marcelo Tijerina. Originario de Monterrey, radicado en Los Angeles desde el 2000, el proyecto nació en 2006 y dio sus primeros pasos como DJ. Conforme ganó relevancia, comenzó a ser invitado por artistas de renombre nacional para abrir conciertos, como Molotov, Kinky, etc.

Revolution Radio es el fruto de los últimos seis años de trabajo, producido en colaboración con Ulises Lozano (Kinky), y la cantidad de tiempo invertido brinda atributos clave a su favor. Primero, la diversidad del contenido. Podemos imaginar la cantidad de fases y desarrollos que dieron lugar en ese tiempo, y más importante, se dan a notar en el álbum. Básicamente, puede decirse que está dividido en 2. Los primeros 7 tracks del lado A nos muestran la cara más directa, pues toman el sampleo de influencias regionales desde el ángulo que define al género. En el lado B, comienza la expansión sonora. "Cumbia Rey Vera" comparte todos los fundamentos del house francés. "Es el debut del muchachón éste" es repetido, mientras un ritmo entrelazado de bajo crujiente y drumbeat minimalista marcha firmemente, entre amorfos acordeones levitando a su alrededor.

 "El Dub del Mariachi" es tal vez la pieza más innovadora. Aumenta en densidad conforme avanzan los primeros segundos, uniéndose uno a uno los elementos de una orquesta popular mexicana. De golpe, llegamos a la conclusión de que estamos viendo una fusión de nuestros amados mariachis con el microgénero chillwave, conocido en parte por sus vaporosos paisajes electrónicos y su esencia relajada. Los violines son usados como synth-pads, y crean volumen necesario para sostener la fluidez y manifestación ligera del track, mientras las trompetas llevan la melodía como hechas por un synth-lead.

Segundo, el nivel de detalle sobre cada espacio. Los 47 minutos expuestos están llenos de arreglos que ayudan a construir rumbos y vibras. Los beats dejan que desear en innovación, pero esto pasa a segundo plano. En Revolution Radio siempre esta sucediendo algo. La cantidad de particularidades es una cualidad que pocos álbumes destinados para la pista de baile poseen, pues la prioridad no es prestar atención a los rasgos de la producción. Esto pone al proyecto de Mexican Dubwiser aparte, dándole suficientes capas para explorar en las que siempre se descubre algo nuevo.

La selección de colaboradores invitados resalta. Yarah Alvarado, Candice Cannabis, Pato Machete, Rocky Dawuni, Blanquito Man, Treasure Don, Serko Fuentes, el mismo Ulises Lozano y Artwork Jamal todos colaboran a la estructura de sus respectivas canciones, con mención especial de Rubén Albarrán, quien satura "False Planet Lifestyle" con extravagancia y un concepto de anti héroe bien desarrollado. Pato Machete colabora en "Reyna de la constelación", que contiene influencias del post-dubstep británico, como el bajo prominente que funciona como parte esencial de la base de ritmo, uso del phaser para ampliación del espacio y vocales acuosas escurriendo alrededor de la mezcla.

La producción de Tijerina es un proyecto que usa su tradicionalidad para establecerse en tierra firme, igual que todos en su género. Pero transcurriendo el disco, se muestra volátil, y orgánicamente se deslinda en busca de la eliminación de etiquetas. La ampliación de su espectro resulta en la creación de una marcada personalidad, haciendo de su sonido un nicho identificable. Revolution Radio llega para refrescar su escena y levanta expectativas para nuevos o establecidos proyectos.