Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

12345
EL DEBUT DIVINO DE DIVINE FITS

EL DEBUT DIVINO DE DIVINE FITS
EL DEBUT DIVINO DE DIVINE FITS

/

Artista(s)

12/Sep/2012

Divine Fits

A Thing Called Divine Fits

Merge

2012

Supergrupo -según Wikipedia- es un término utilizado para describir a grupos de música que habían tenido fama en bandas anteriores o a nivel individual y que suelen formarse como un proyecto paralelo más que con la idea de permanecer juntos como banda. Es así como surgió Divine Fits, una agrupación conformada por Britt Daniel de Spoon, Dan Boeckner de Wolf Parade y aliado de Handsome Furs y Sam Brown de New Bomb Turks, quienes el pasado 4 de septiembre lanzaron su primer material discográfico titulado A Thing Called Divine Fits.

Hace dos años Daniel asistió a un concierto de Handsome Furs y bromeó con Boeckner acerca de formar una banda. Afortunadamente para nuestros oídos, la bromita se hizo realidad. A Thing Called Divine Fits es un álbum en el que todas las canciones tienen algo que las hace únicas y cada una tiene su propia atmósfera. “My Love Is Real” abre el disco espléndidamente con un estilo totalmente ochentero que a ratos nos recuerda a “Tainted Love” de Softcell; luego viene “Flaggin A Ride” que también continúa con el patrón ochentero pero menos electrónico, más rockero y con mucho ritmo; por ahí tiene unos sonidos como de castañuelas que me recordaron a Roxy Music. “What Gets You Alone” es de las pocas canciones que se queda como a la mitad haciendo algo de ruido con guitarras estridentes pero sin entregar nada en particular, al igual de “Baby Get Worse”.

“Would That Not Be Nice” destaca por esas voces procesadas, guitarras cadenciosas y estallidos de sintetizador. Es tan fácil de digerir que podría fácilmente colarse en alguna lista de popularidad de música comercial. “The Salton Sea” es una de las joyitas del disco, ya que es la única rola con una marcada influencia de krautrock que sobresale por tener ese sonido algo obscuro y mecánico que la hace completamente diferente al resto de los tracks incluidos en esta placa. Hasta aquí todas las rolas podrían considerarse bastante upbeat, fiesteras y bailables.

El mood del disco empieza a descender con “Civilian Stripes” que es una tema totalmente acústico, pausado, con un pianito delicado que le da ese toque sereno tipo balada. Le sigue  “For Your Heart”, otra balada, que con el puro sintetizador y la voz de Daniel logra mantener el equilibrio y la fluidez sin esfuerzo.

Encaminándonos hacia el final aparece la maravillosa “Shivers”, un cover de Boys Next Door (la primera banda de Nick Cave). La canción parece haber sido desmembrada hasta su más pura esencia y ensamblada de nuevo cuidadosamente dando como resultado una creación  tan cruda como conmovedora. Y con la voz seca y sucia de Daniel me atrevo a decir que suena mejor que la original. Se me antojaba como para cerrar el álbum con broche de oro, pero desafortunadamente cierra con “Like Ice Cream” y “Neopolitans”, dos temas que no alcanzan a sellar bien, son como pintura sin secar o como un arroz que no se alcanzó a cocer.

A Thing Called Divine Fits es un álbum de electro rock lleno de energía, realizado por tres artistas que se complementan tremendamente bien. Es un debut muy respetable, sin pretensiones, con un sonido ochentero medio dreamy, medio indie, medio acústico, medio movido; es un disco que tiene de todo, absolutamente de todo. Cuando un supergrupo hace un trabajo tan bueno como éste, nos ganas de gritar: ¡Que se repita!, ¡Que se repita!.

Para escuchar completo A Thing Called Divine Fits haz click aquí

No es una revista, es un movimiento.