155768
Boris — LφVE & EVφL

8

Boris
LφVE & EVφL

Third Man Records / 2019

Artista(s)

Boris

11/Oct/2019

El inclasificable sonido de Boris y su negación a encasillarse en un género musical.

Existen quienes hacen música para vivir y también los que viven para hacer música. Precisamente en el segundo rubro se encuentran los integrantes de Boris, un inquieto trío proveniente del futurista Japón. Desde hace más de 25 años el conjunto está en activo y desde entonces nunca se ha tomado descansos prolongados. Su acelerado ritmo de trabajo sólo es comparable con el amplio rango de sonidos en los que ha incursionado.

Desde el punk acelerado y sudoroso hasta los lentos pasajes que se adentran en el drone e inclusive dulces melodías de dream pop. Así de extremo y variado es el trabajo del trinomio que se puede constatar al revisar su discografía.

Después de publicar materiales con algunos sellos locales, el siguiente paso hacia la consagración fue debutar con disqueras de alcance mundial como Sargent House y Relapse Records. Pero ahora Boris llega a un nuevo nivel al formar parte del catálogo del afamado sello Third Man Records. Aunque en el pasado ya se había publicado un álbum en vivo y un par de reediciones, ahora por fin se lanzó el primer material en estudio que lleva la firma de la casa discográfica de Jack White.

Sumado a lo anterior, el nuevo trabajo también destaca por ser uno de los más ambiciosos en la extensa carrera de los nipones, lo cual ya es mucho decir. Su contenido se compone de siete piezas divididas en dos álbumes. Mientras que existe una canción que apenas supera los tres minutos de duración, también hay otra de más de 16. Así de ambivalente y arriesgada es la obra.

El punto de arranque es “Away From You” con unas enigmáticas guitarras que de forma paulatina se funden con la batería. El resultado se acerca a la interpretación que Boris ha hecho del shoegaze a lo largo de los años. Aunque no se entienda lo que cantan por ser un idioma ajeno a occidente, la música es universal y la muestra es el éxito del trío fuera de su país natal.

De manera radical, “Coma” es una composición instrumental marcada por los distorsionados riffs de guitarras que imitan el sonido de un avión descompuesto. Se trata de una de las facetas extremas del tridente que le ha ganado ser comparado con su compatriota Merzbow y proyectos como Sunn O))).

Un rostro más del abanico de sonidos se puede apreciar en “EVOL”, probablemente la pieza del trabajo más cercana a la forma clásica del rock, al menos en un inicio. Una rítmica batería con gritos de apaches americanos ofrece la bienvenida para posteriormente transformarse en algo completamente distinto. Con la incorporación de sampleos y cajas electrónicas que recuerdan a un Radiohead festivo se alarga de forma indefinida el track hasta llegar a una convulsión sonora.

Al igual que en toda su discografía, se observa una negación a permanecer estáticos o ser encasillados en un género en específico. Para los integrantes de Boris no existen las fronteras musicales y eso lo han expuesto en la mayoría de sus materiales. Su nuevo trabajo es un muestrario de lo versátil que puede ser uno de los conjuntos más prolíficos de los últimos años.

No es una revista, es un movimiento.