Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

8808
Bear in Heaven y su tibio viaje espacial

Bear in Heaven y su tibio viaje espacial
Bear in Heaven y su tibio viaje espacial

/

Artista(s)

27/Jun/2012

Artista: Bear In Heaven

Título: I Love You, It’s Cool

Disquera: Dead Ocean's & Hometapes

Año: 2012

Pues sí, algo habrán de tener para que los incluyeran en el festival de Portishead, que se llevó  a cabo en la sala Razzmatazz de Barcelona. Ese brebaje de electrónica y psicodelia no deja de poseer atractivo. Lo que si hay que precisar es que no cabe que los quieran hacer pasar por talento emergente, ya que llevan una década en la brega.

A estas alturas del partido, ya casi es un problema más que un beneficio el provenir de Brooklyn, una zona atestada de artistas y que se convirtió en el epicentro de la vanguardia musical del planeta. Siendo residentes de este Olimpo sonoro se les exige rozar lo más alto, algo que el grupo encabezado por Jon Philpot ya consiguió con Beast Rest Forth Mouth (2009).

El trío no abandona sus  fundamentos, pero de alguna manera busca que sus piezas sean más asequibles a un público más generalista. I Love You, It’s Cool preserva ese carácter de odisea sideral para la pista de baile (cuando bajan la velocidad pierden contundencia). Consiguen dosificar la experimentación, sin conceder demasiado a los estándares comerciales. Su concepto de la electrónica es elegante y pulcro.

Los prefiero cuando se muestran más sci-fi o cósmicos, como en “World of Freakout”, que cuando se emparentan con Hot Chip –sobre todo por el registro del cantante- o cuando nos hacen recordar a los Pet Shop Boys. Se trata de un disco ideal para que lo hagan suyo los fans de Depeche Mode y similares y conexos. No desmerece, pero tampoco fascina, aunque es mejor en su versión normal que en su formato llevado a la lentitud extrema y que lo hacía durar 2,709 horas. Así fue transmitido por un sitio de internet, trayéndoles buenos espacio mediáticos –más por su novedosa forma de promoción que por su parte musical-.

Los Bear In Heaven habían anticipado que este trabajo sería muchos más abstracto que sus antecesores, pero al final nos han engañado. “Cool Light” o “Idle heart” podrán estar bien a secas, pero no nos vuelan la cabeza. Lo mejor del disco se concentra en la efectiva “The reflection of you”, pero no ha faltado quien la considera como un derivado de “My girls”, original de sus vecinos de Animal Collective, estos si en la cúspide de lo experimental.

Estos neoyorkinos podrán sentirse muy cool, pero obtienen mayores dividendos intercambiando temas con Lindstrom para remezclarlos. En ese tipo de viajes sí son absolutamente expertos. No les vino bien tanta ambición, a la hora buena me dejaron insatisfecho.

No es una revista, es un movimiento.