Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

53132
Bajas pasiones grabadas en el cuarto de un amigo: White Fence

Bajas pasiones grabadas en el cuarto de un amigo: White Fence
Bajas pasiones grabadas en el cuarto de un amigo: White Fence

/

Artista(s)

17/Jul/2014

White Fence

The Recently Found Innocent

Drag City

2014

Editada por el sello Drag City, llega la quinta producción discográfica del compositor californiano Tim Presley, mejor conocido como White Fence, titulada The Recently Found Innocent. Se trata de un álbum en el que el artista, cansado de grabar en su recámara, decidió fastidiar la de Ty Segall explorando temas como el arte y el dinero, con una carga de profunda ira y ansiedad.

La psicodelia se hace presente en cada uno de los temas de esta fabulosa colaboración Presley-Segall, quienes cuentan con la misma sensibilidad cuando de trucos de producción se trata. Por su parte, Presley deseaba tomar un rumbo distinto que en sus producciones anteriores, por lo que optó por experimentar con un baterista real y grabó con Segall los primeros temas, mientras que el resto, fueron grabados por Nick Murray, quien es parte de White Fence en vivo.

En un disco conformado por 13 tracks, Presley expresa que el ser humano, en todas sus facetas, es el único culpable de la avaricia, la envidia, el dolor, y la ira que devora al mundo. No obstante, también nos dice en este fabuloso material, que pronto todos seremos liberados. En The Recently Found Innocent, el prolífico compositor jugó con el sonido de los acordes y los tiempos, los cuales sufren cambios repentinos que aportan a cada tema un sonido único. Remitiendo a los ritmos del legendario Syd Barrett, en temas como “Wolf Gets Red Faced”, las guitarras sucias y los potentes ritmos en la batería envuelven en un atmósfera de melancolía. El rock-folk también se hace presente en este disco que juega con las percepciones auditivas, al tiempo en que emplea extraños efectos, y las fallas técnicas se convierten en verdaderos aciertos.

El juego de palabras que Presley emplea, incita al escucha a avanzar por complejos laberintos que más tarde le darán un significado más claro. “Hard Water” es una canción que cautiva con la envolvente lirica y las guitarras sesenteras. La empatía entre Segall y Presley es innegable ya que desde el intro, se puede notar una perfecta sincronía entre melodía vocal, instrumental y los diversos  efectos.

El ritmo se acelera más a partir del décimo track con “The Light” y desciende dramáticamente hasta terminar con unos teclados fabulosos en “Raven non White Cadillac”. En esta búsqueda, Presley concluyó con una obra que muestra un lado más arriesgado de White Fence, que con el apoyo de otras manos logró un resultado de música atemporal con toques de delirio y euforia.

No es una revista, es un movimiento.