11059
Alemania sigue al comando de la electrónica elegante

Alemania sigue al comando de la electrónica elegante
Alemania sigue al comando de la electrónica elegante

/

Artista(s)

15/Ago/2012

Artista: Terranova

Álbum: Hotel Amour:nightporter

Disquera: Kompakt

Año: 2012

En un diario de circulación nacional – de supuesto prestigio- leo una nota donde según ellos la música electrónica está ganando espacios a pasos agigantados. Abordan el asunto como si fuera “música que llegó para quedarse”, cuando hace mucho que no se trata de un hype sino de una corriente más del espectro contemporáneo. Hace tanto que se estableció como otra expresión que lo mismo puede pasar por un momento de relevancia que experimentar crisis creativas. Pero de allí a que el momento presente este el tope pues hay gran distancia.

Lo que habría que analizar es qué tipo de electrónica es la que esta gente entiende por la más pujante y conquistadora de espacios. Por supuesto, que en su corteza de miras se refieren a la más deleznable y comercial expresión que pueda concebirse. Esa que pasa por tener a grandes dj´s que se sienten más que estrellas de rock y únicamente se pertrechan detrás de un gran juego de luces para darle play a los tornamesas. En ocasiones fingen alcanzar el éxtasis y en otras hasta se muestran llenos de un insoportable aburrimiento (como hizo Paul Oakenfold en la pasada gira de Madonna y ahora lo hace David Guetta).

Ciertas marcas promocionan esas fórmulas para la Fm más ramplona y los antros de medio pelo que ofrecen conducir a sus visitantes al más chafa paroxismo. Para eso tienen diferentes espacios mediáticos y nos hacen creer que las propuestas desgastadas y facilistas de estos “divos de las tornamesas” algo tienen de interesantes y propositivas. Nada más falso.

Es por ello que una electrónica que se respete por su elegancia, imaginación y constancia, como la que abandera el sello alemán Kompakt es digna de admiración y elogio. Ellos pertenecen a la vieja guardia, pero poseen mucho talento y probidad; es decir, son absolutamente respetados por la calidad de lo que ofrecen.

Es cierto, hay talentos núbiles que sorprenden. Ahí están Nathan Fake, Nicholas Jaar, James Blake y Maya Jane Coles, entre otros tantos, pero las figuras de tradición se han ganado de todo nuestro respeto desde Berlín –la tierra de los mil ritmos y las mil danzas-, pero también Colonia, donde se ubica Kompakt Records.

Desde la capital del minimal techno y el microhouse están de vuelta Fetisch Bergmann y Marco Meister, mejor conocidos como Terranova, que no satisfechos por la versión simple de Hotel Amour, ha decidido llamar a un nutrido grupo de buenos amigos para confeccionar la réplica en remixes que cobra aristas más interesantes.

Así Hotel Amour: Nightporter  abre con “Prayer”, pasada por el tamiz de Gui Boratto, que se distingue por ese toque hi-fi y de sofisticación justa. Utiliza además a un par de vocalistas adicionales. Otra de las preeminentes figuras del clan es Tiefschwarz, que se encarga de “Boogie for the dollar”, más cercana a lo estrictamente bailable.

Por su parte, Khan –figura consolidada en Alemania- aparece en dos tracks: “Take my hand” y “So strong”; en la primera el encargado de la remezcla es Torb, que apoyado en bajos más densos se interesa por crear un ambiente más oscuro. Pero al momento de buscar la expresión más refinada del placer, me quedo con “Question Mark”, retrabajada por Kink y con apoyo vocal de Rachel Snow, que combina las voces de la negritud con el sonido balear –más cósmico, más expansivo-.

Periodistas de la talla de Simon Reynols aprecian sus cruciales aportaciones a la historia de la música electrónica… y lo que falta. Sus capítulos no se han agotado, aunque a veces sean necesarios periodos de transición. En este Hotel del Amor todavía quedan habitaciones; la cosa es convencer al portero de noche de que nos deje entrar.

No es una revista, es un movimiento.