Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

31058
The Growlers: Borrachos y Escandalosos

The Growlers: Borrachos y Escandalosos


Editorial

21/Ago/2013

“El plan original era subirse a una van desde Costa Mesa e ir tocando en todos los lados posibles hasta llegar a la Ciudad de México grabando todo con una handycam” dice Brooks Nielsen, quien, con trenzas hechas de su propia mugre, le cedió la palabra Kyle Straka: “Nos subimos, llegamos a Tijuana, luego a Mexicalli… y mejor nos regresamos porque se nos acabó el dinero” ríen los dos individuos, quienes conglomerados en un pequeño sillón junto a Scott Montoya, Matt Taylor y Anthony Brian Perry se hacen llamar The Growlers; que más que un grupo de músicos, parecen una pandilla de indigentes.

“Realmente no buscábamos tocar garage, ese término salió por si solo. Somos rock and roll, pero como nuestro equipo de grabación era tan malo, el lo-fi se dio de manera inevitable y nos encasillaron en el garage“, dijo Matt, quien se encarga de la guitarra líder que bien puede sonar a la clásica psicodelia de The 13th Floor Elevators o The Soft Machine, pero de acuerdo a él, no tenía nada en mente al momento de componer los cuatro álbumes con los que ya cuenta esta banda, el más reciente Hung At Heart.

“A unos nos gusta Bob Dylan, a otros nos gusta Alice Cooper, y bueno, creo que Alice Cooper es la razón por la que estamos en esto. Nos gustaría poder un día hacer algo como él con las explosiones, llamas, serpientes… ahora que estamos en México nos valdremos de todo lo que tengamos a la mano para dejarlos boquiabiertos” mencionó Matt, “Así que espera un burro en el escenario” añadió Scott.

“Comenzamos haciendo música y nos salían de 10 a 60 canciones, un día, Burger Records nos editó un sencillo, y luego otro y otro hasta que nos ofrecieron un LP. Terminamos siendo la única banda de Costa Mesa y Orange County que tenía suficiente material” dijo Brooks, haciendo mención al apoyo de Dan Auerbach de The Black Keys que les valió salir del círculo de clubes en California a tocar en festivales como Coachella o Lollapalooza.

“Hay una escena increíble de bandas talentosas en todo California… pero es la demanda de una disquera, de una promotora y de un manager lo que termina por derrotarlos; no pueden con el ritmo y se quedan atrás ¿sabes?” comentó Anthony. “Creo que Los Angeles es el mejor sitio del mundo para iniciar una banda, hay muchos lugares donde tocas y puedes ir en minutos a Santa Ana o a Long Beach buscando más opciones. No sé, es un ambiente saludable para los músicos”.

“Por fin llegamos a la Ciudad de México y nos llevarán a Garibaldi, a la Lucha Libre y tal vez a escuchar algo de Maná… ¿Maná es bueno, no?” preguntó de manera honesta Matt, quien puesto en su lugar, rápidamente regresó a sus expectativas de la ciudad. “En el escenario todo puede pasar, más por nuestra propia interacción que por un factor sorpresa… a veces estamos muy en sintonía y a veces no sabemos que diablos estamos haciendo, pero prometemos que se irán satisfechos” dijo el bajista de The Growlers, no sin antes dar oportunidad a Brooks, su vocalista, de concluir lo siguiente: “Si pudiéramos usar la pirotecnia de Paul McCartney haríamos que todo explotara, pero por el momento trabajamos con lo que tenemos y verán que será un show donde todos estarán tan borrachos que ni nosotros sabremos siquiera si tocamos o no”.

No es una revista, es un movimiento.