55230
El ecléctico tajo abierto de Francisca Valenzuela

El ecléctico tajo abierto de Francisca Valenzuela

La primera vez que escuché "Prenderemos el Fuego" de Francisca Valenzuela me llevé una agradable sorpresa, pues presentaba un sonido bailable y más cercano al disco de los 70 que al electrónico de los dosmiles, y me anticipó un ya muy esperado Tajo Abierto, nombre de su más reciente material discográfico que está disponible a partir de hoy.

A propósito de él y de su próxima presentación en El Lunario del Auditorio Nacional en la ciudad de México, Indie Rocks! platicó en exclusiva con la chilena.

Desde su gestación, el Tajo Abierto de Francisca Valenzuela se me presentó como un trabajo más orgánico, pero sobre todo diverso y distinto a lo que ya le conocemos gracias a que para su producción se involucraron personajes como Dave Sitek, Aureo Baqueiro, Vicente Sanfuentes y el nominado al Grammy Jesse Rogg.

"Todo se fue dando muy bien y el resultado es un disco muy ecléctico; se enriqueció mucho el proyecto. Con mis demos fuimos trabajando y cada quien brindó algo distinto respetando mi creatividad e individualidad", platicó la cantautora.

Con una experiencia diversa entre canciones, en un álbum cuyo común denominador quizá sean los temas de la anatomía y de lo corpóreo, Tajo Abierto ofrece un mundo y temáticas independientes. Es bastante ecléctico, aunque más físico de alguna manera; más reflexivo e introspectivo que los discos anteriores, en palabras de la misma Valenzuela.

Francisca nació en San Francisco, California, y a los 13 años viajó a la tierra de sus padres, Chile. Hoy, más por su trabajo, es indudablemente una artista con tintes internacionales. Apenas antes de tomar nuestra llamada había viajado por los Estados Unidos, para regresar a Chile, viajar a España y después hacer lo mismo a México.

"La posibilidad de viajar y conocer gente ha permitido ampliar mi visión creativa. Estar expuesto a eso nos ayuda a aprender de las colaboraciones y de las culturas", explicó, dando a entender que esa diversidad, temática y cultural, se refleja también en su sonido. "Es un disco mucho más amplio en su paleta sónica; la producción y los arreglos son más variados. Hay una mayor amplitud de propuesta: más atrevidas, diversas y entretenidas". reflexivas.

Sobre su show en la Ciudad de México, programado para el jueves 25 de septiembre en El Lunario del Auditorio Nacional, nos reveló algunas sorpresas. "Los invito porque va a ser algo distinto, algo completamente nuevo".

De sus canciones nuevas platicó acerca de "Cuequita del Corazón", que definió como sencilla y orgánica, casi como una confesión de amor; mientras que, en sus palabras, "Catedral" es más desgarradora y oscura, para escucharse a todo volumen en los audífonos. Por su parte, definió “Insulto” con un tema con cuarteto de cuerdas y con un montón de arreglos casi sinfónicos, en cuya letra hablq de la discriminación con un mensaje social empoderador. ¿Cómo, cuándo y dónde escuchar cada uno de los tracks? “Depende de la canción, de la persona y del momento", comentó.

Sobre si había ya alguna canción favorita de esta nueva etapa, Francisca confesó que seguramente ésta saldría con las presentaciones en vivo. Por lo pronto, “Catedral” parece ser una de ellas.

Para cerrar, siempre curioso por la escena al sur de nuestro continente, le pregunté sobre algunos proyectos chilenos que recomendaría escuchar.

"Hay una escena genial, vibrante y diversa en mi país; es una generación increíble. Me gustan mucho Fernando Milagros y Oddo". Ahora sólo queda esperar, ya que seguramente Tajo Abierto nos dará mucho de qué hablar y, sobre todo, un poco más para desmenuzar.

 

No es una revista, es un movimiento.