Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

25741
Ya no más desconfianza: Natalia Lafourcade

Ya no más desconfianza: Natalia Lafourcade

Noel
Orlando Calderón López @Soy_Noel

03/Jun/2013

Detalles

La desconfianza que se le puede tener a Natalia Lafourcade no es gratuita, "En el 2000", canción revivida en su concierto del pasado viernes en El Plaza Condesa, fue algo viral, incluso traumatizante. Pero hay hits que funcionan para iniciar carreras que serán brillantes, como sucedió con "Creep" de Radiohead. Los años han pasado y Natalia Lafourcade ya no es la infantil criatura del pop bubble gum.

Todo comenzó impuntualmente con un performance. Apareció en el escenario un acordeonista sentimental y un bailarín con una máscara de farol antiguo, mientras en una pantalla se proyectaba la imagen de una nocturna calle vacía. Tras algunas acrobacias del músico y el danzante, y sin necesidad de un reflector que la anunciara, el público, nada rencoroso, olvidó la espera y aplaudió la llegada de Natalia Lafourcade y de su vestido azul, que levantó chiflidos dedicados caballerosamente a sus torneadas piernas.

No se requirieron de muchas señales para adivinar que la primera canción era “Farolito”. ¿Qué hace a la figura de Agustín Lara ser tan singular en la música vernácula?, en México tenemos el desgarramiento y la autocompasión trágica de la ranchera, la copla descarada y resonante del son jarocho, la violencia y los machos del corrido norteño; tenemos el grito del mariachi acompañado de balas, la imagen del ebrio bigotón llorando por una infame desde el rincón de una cantina.

Agustín Lara es ternura y cortejo, clavel en la solapa, beso que sonroja. Sus arrabales tienen prostitutas que son tan elegantes como condesas, sus declaraciones de amor son tan respetuosas y contundentes que se lamenta la extinción del piropo poético. Es oportuno mencionar que las mujeres que conocieron al Flaco de Oro no tuvieron ni tienen otra cosa que decir más que fue un caballero como nunca los hubo.

¿Qué hace al disco Mujer Divina tan bueno, e incluso tan importante? Natalia Lafourcade supo darle un aliento contemporáneo a las composiciones de Lara, las resucitó en clave pop para que vuelvan a ser dedicadas al novio y a la novia sin temor a parecer anticuados.

“Aventurera” fue una fiesta, se ovacionaron los arreglos de trompeta para “La Fugitiva”, y entre el público hubo abrazos y besos en “Amor de Mis Amores”. Para un disco lleno de colaboraciones, no podían faltar invitados al escenario: Eugenia León supo encarnar el sentimiento de “Piensa En Mí”, Chetes le imprimió su muy particular sello a “Morir y Renacer” y la inoportuna Denise Gutiérrez no tuvo más que infortunios para “Imposible”.

El concierto fue de larga duración, ya que no podía ser todo Agustín Lara. Lafourcade se permitió incluir una revisión de su discografía tocando sus canciones emblemáticas y obras maestras. El tema de “Amarte Duele” fue mejorado en vivo, tanto, que sería bueno que se volviera a grabar. No hicieron falta modificaciones para “Casa”, himno para los domingos soleados. “Ella es Bonita” fue acompañada con un divertido número pin-up y “Azul”, del Hu Hu Hu, fue tan buena como siempre.

Sorpresivamente, aparecieron en los visuales las marchas estudiantiles del año pasado. Natalia Lafourcade dedicó una canción para México: “Derecho de Nacimiento”, la cursi pero fuerte consigna del Yo Soy 132. De su parte fue un gesto valiente, no todos aplaudieron, sin embargo ella la cantó.

La banda que la acompañó no está formada por simples músicos cesionistas, su depurado sonido y su obvia dedicación al ensayo complementan muy bien la nueva época de Natalia Lafourcade, su época de madurez, su época como mujer divina. 12 años y el concierto del viernes funcionaron para subsanar toda desconfianza

{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}

REDACCIÓN:


Editorial

FOTO:

Noel
Orlando Calderón López @Soy_Noel