Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

23926
The Vaccines, más pegajosos que nunca

The Vaccines, más pegajosos que nunca

Estefani
González

10/May/2013

Detalles

Largas cabelleras, lentes de pasta y chamarras al estilo de jugador de fútbol de escuelas americanas, invadieron el José Cuervo Salón desde las siete de la noche. El regreso de la banda británica causó tanto furor que era casi imposible cruzar las grandes filas de individuos de más de 1,60 cm para llegar hasta adelante, era como estar en las horas pico del transporte público, pero esto no impedía que las más chaparritas se colarán en los espacios vacíos.

Tras media hora de espera, extrañas máscaras llenas de arrugas aparecieron en el escenario: eran Los Viejos. La agrupación mexicana de punk celebró con sus estridentes riffs de guitarra el cumpleaños de su guitarrista, Eustaquio, dato que realmente no causó un gran impacto entre los asistentes pues no parábamos de gritar desesperadamente por The Vaccines.

Con un par de canciones más, la presentación de Los Viejos llegó a su fin. Al fondo se podía escuchar como, al unísono, los presentes cantaban los coros de “Lovefool” de The Cardigans, pero al poco tiempo, la locura se desató cuando se apagaron las luces para dar paso a que  Freddie (guitarra) y Pete (batería) ocuparan sus lugares.

Las primeras filas se volvieron un completo infierno con los primeros acordes de “No Hope”, entre empujones y poco aire, descarté la idea de estar a unos cuantos metros de ellos y opté por cambiar de zapatos; de repente todo se volvió magnífico pues el público no dejaba de entonar sus letras pegajosas. Para deleite de sus seguidores, las siguientes cuatro canciones pertenecían a su álbum debut What Did You Expect From The Vaccines.

De repente, el José Cuervo Salón se había convertido en un foro lleno de magia y de locos que querían descargar su energía al mostrar sus habilidades gimnásticas parándose sobre los hombros de su acompañante, o en el peor de los casos, lidiar con los golpes de quienes trataban de abrirse paso para llegar a primera fila.

“Oe Oe Oe Vaccines, Vaccines” se escuchó en uno de los pocos descansos que la banda tomó entre sus canciones. La euforia era contagiosa, tanto, que hasta los papás que acompañaban a sus hijas adolescentes se pusieron a bailar con “Teenage Icon”. Otra de las grandes sorpresas de la noche fue escuchar una nueva canción llamada “Melody Calling”.

La presencia, confianza y energía que The Vaccines proyectaban, era como una enfermedad que se apoderaba de tu cuerpo y te invitaba a saltar o tararear las canciones. Las palmadas en el aire, miles de chicas tratando de atrapar la mirada de los integrantes e inclusive todas las personas impregnadas de sudor, hicieron que el foro se impregnará de una misteriosa fascinación liderada por canciones como “Ghost Town” o “If You Wanna”.

Al terminar los últimos acordes de “Family Friend”, Pete se despidió con un poderoso solo de batería, dando fin a lo que sería su segunda visita a México. Tras unos minutos, Justin regresó para invitar al público a liberar toda su energía en las últimas canciones de la noche. Todos rebotaban como tontos mientras cantaban A-M-A-N-D-A Norgaard, cerrando la noche con broche de oro.

A pesar de que The Vaccines no llevan mucho tiempo de haberse consolidado, en esta segunda visita no solamente nos mostraron un escenario repleto de armonías perfectamente ensayadas, sino un concierto inolvidable, lleno de una demencial ferocidad sobre el escenario que sin duda atraerá a muchos más seguidores en un futuro. 

{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}

REDACCIÓN:


Editorial

FOTO:

Estefani
González