Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

20962
Tame Impala en guadalajara

Tame Impala en guadalajara

Luis
Ascanio @lascaniophoto

18/Mar/2013

Detalles

{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}

Kevin Parker y compañía cumplen de nuevo. Tras un set (bastante bueno y apreciado por quienes los conocemos) por parte de los locales Antoine Reverb, el ambiente decayó, pues tuvo que pasar una hora para que los técnicos del staff de Tame Impala lograran por fin ajustar todo lo necesario.

Finalmente, Kevin Parker entró a escena saludando brevemente en español para dar paso a los acordes iniciales de ''Solitude is Bliss'', envolviendo a todos de ese potente y viajadísimo rock sicodélico que tantos críticos han aclamado. De manera impecable creaban puentes musicales para interconectar cada tema y lograr mantener el tono del concierto; ''Be Above It'', ''Elephant'', ''Feels Like We Only Go Backwards'' y ''Keep On Lying'' fueron entretejidas para resumir los grandes momentos de su aclamado segundo álbum Lonerism, considerado el mejor disco del año en 2012 por la revista inglesa NME, acto refrendado por los miles de fans que alrededor del mundo continúan llenando sus conciertos.

Tame Impala es en muchos sentidos una banda que conecta de inmediato a la audiencia con el sentido de nostalgia (experimentada o no por los escuchas, pues gran parte de sus fans no habían nacido cuando la psicodelia sonaba fresca en los 70), evocando atmósferas del tipo de The Beatles en su disco Revolver, o los viajes de pachequez de Jimi Hendrix, además de la continuidad armónica que bandas como The Flaming Lips han dado a estos géneros tan cargados de onirismo. Tame Impala sabe utilizar de manera propia esos recursos y logra una identidad que nos hace pensar que es música creada e interpretada por médiums; la voz de Parker evoca totalmente al John Lennon de las épocas experimentales con el uso del LSD o cualquier menjurje que tuviera a mano.

Mencionaremos que en el público es común distinguir a los conocedores de los que van por estar dentro de la moda; pues había un gran semicírculo alrededor del escenario que mostraba una entrega total, mientras que en las partes intermedia y trasera del Teatro Estudio Cavaret se podía ver gente conversando con el concierto de fondo; robándole oxígeno a la magia, digámoslo así. Esperamos que este comentario final sirva de reflexión, pues debemos insistir en la calidad alcanzada por bandas nacionales, como el excelente grupo Antoine Reverb, quienes con su impecable sonido y frescura no tienen nada que pedirle a bandas como The New Pornographers o Los Campesinos! Tame Impala tampoco se salvó de este tipo de público; a mitad del concierto, un gran número de asistentes comenzó a salir a fumar, conversar y hasta opinar negativamente: “Me quedo con los discos, en vivo algo les falta…” Como sea, Antoine Reverb y Tame Impala demostraron su oficio, que es lo que trascenderá a fin de cuentas. Nuestro aplauso para Mousiké, Rad Music y Urbanist por conjuntar sus esfuerzos de nuevo y hacer posible este concierto.

REDACCIÓN:


Editorial

FOTO:

Luis
Ascanio @lascaniophoto