25158
Spiritual Beggars: el mito y la leyenda

Spiritual Beggars: el mito y la leyenda

Diego
Figueroa @halofive

26/May/2013

Detalles

“Esta es nuestra primera vez en México y no sé… algo me dice que aquellos que no vinieron estarán muy arrepentidos”, dijo una enorme figura con guitarra en mano sobre el escenario, tomando su instrumento para destruir y reducir a polvo al pequeño, pero entregado quórum, la pasada noche de sábado en el Circo Volador, durante la primera y única presentación en la historia de Spiritual Beggars en este continente.

Michael Amott, Apollo Papathanasio, Sharlee D’Angelo, Per Wiberg y Ludwig Witt, parte de Arch Enemy, Majestic, King Diamond, Opeth y Grand Magus respectivamente, retumbaron sobre suelo mexicano con su apoteósico y magnánimo proyecto de stoner llamado Spiritual Beggars, con un espesor y psicodelia digno de Deep Purple, Rainbow o Uriah Heep .

“Gracias por invitarnos, gracias por esperar tanto tiempo. ¿Están listos?” gritaba el vocalista Apollo Papathanasio, quien evocando a los grandes como Ian Gillan, Ronnie James Dio y David Byron, soltó ensordecedores alaridos, haciendo eco en lo más recóndito de las almas enclaustradas en el lobby del Circo Volador.

"Young Man Old Soul", "Lost in Yesterday", "Dreamer": largos, pesados y espesos decibeles, como toneladas de metal sobre el cerebro que por momentos parecía que se trataba de una agrupación robada de principios de los 70's, donde gigantes como Led Zeppelin y Black Sabbath reinaban la Tierra.

Más allá de ser Michael Amott el estelar de la noche con su guitarra Dean V, fueron los dedos de Per Wiberg sobre el órgano Hammond que robaron cámara durante la noche: imponente, ascendente; como un bólido en llamas a segundos de estrellarse con toda realidad. Una noche donde el hard rock y el blues, entendidos como el crudo stoner, en temas como "Throwing Your Life Away", "Magic Spell" y la verdaderamente épica "Mantra", devastaron por completo a aquellos afortunados que presenciaron este histórico e irrepetible recital.

Un proyecto que comenzó como un pasatiempo de Michael y que jamás pensó sacar de Europa y sus alrededores, llegó como enormes colosos de cabello largo y barba a nuestro país, arrasando con guitarras y baterías como si de hachas y espadas se tratara, cortando cabezas y aplastando ciudades a su paso.

La noche cerró con un demoniaco encore que incluyó "Blind Mountain" y "Euphoria"; Spiritual Beggars se despidió de este continente para regresar a las gélidas tierras de donde provenían, dejando atrás la leyenda y el mito de la vez que se dejó ver semejante criatura en tierras aztecas: La Leyenda de Spiritual Beggars

{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}

REDACCIÓN:


Editorial

FOTO:

Diego
Figueroa @halofive