25534
Rock en el Blanca: Romanticismo y Folklore

Rock en el Blanca: Romanticismo y Folklore

Pablo
Navarrete @pabnavarrete

31/May/2013

Detalles

Caminar por las calles del centro nos regala diferentes postales, la torre Latinoamericana, el Eje Central engalanado por el Palacio de Bellas Artes y la marquesina del Teatro Blanquita, quien presentó la noche de ayer a Los Románticos de Zacatecas y Paté de Fuá.

Se ha hecho costumbre empezar los fines de semana en jueves, y el ciclo de conciertos Rock en el Blanca nos regaló un pretexto más para seguirlo haciendo. Sabíamos que este cuarta edición nos daría un show de contrastes sonoros y guitarrazos, las letras de amor de Los Románticos y la fusión de jazz de Paté se apoderarían de la noche.

Un teatro no es el lugar más cómodo para escuchar rock, y quedó comprobado cuando, minutos después de las 20:30, se abrió el telón con Los Románticos de Zacatecas. Los asistentes, que aún no terminaban de llegar, se volcaron hacía el escenario mientras que quienes decidieron quedarse en su lugar se pusieron de pié como si las butacas estorbaran.

“Si tú estás lejos” fue la primera de la noche, también se dejaron escuchar “Lo mismo que yo”, “Corazón” y “Volver a quererte”, hasta que llegó el momento de parar para invitar al público a subir al escenario para cantar a coro “Si no estás”. A estas alturas, la gente estaba entusiasmada y existía una conexión al escenario; Toño (baterista) aprovechaba cada pausa para mandar saludos al público, detalle que arrancó risas entre los asistentes.

El concierto siguió y sonaron “Un beso nada más” y “Uniforme de gala”, entre otras, para después dejar el escenario y regresar con “Muchacha”, rola que tal vez, fue la más coreada de esta presentación.

El teatro nunca se llenó, pero presumía una muy buena entrada. La gente iba y venía;  aprovechaba el tiempo muerto para comprar algo, pasar al baño y mantener un charla lejos de sus butacas, hasta que se apagaron las luces y telón se levantó  lentamente, los gritos de los asistentes no se hicieron esperar.

“El tren de la alegría” fue la canción elegida para darle la bienvenida a quienes todavía iban llegando y empezar lo que fue un gran concierto. Con dos bateristas, Paté de Fuá presumía lo que ya es evidente, que son unos tremendos ejecutantes. Se dejaron escuchar canciones como “ Mujer que te peinas”, “Boquita pintada”, “Esquina de mi barrio” y “El fantasma enamorado”, donde un baterista dejó su instrumento para tocar un serrucho con el arco de un violín, simulando el ruido del fantasma, momento de aplausos más fuertes de lo normales.

Yayo (vocalista), anunció que el show originalmente planeado estaba por llegar llegar a su fin, lo que seguía era una especie de homenaje a la Plaza de Garibaldi. “Ahora vamos a tocar la que nos pidan” exclamó, y así llegó un solo de contrabajo que fue acompañado por el chasquido de los dedos del respetable para empezar “La Colegiala”, acompañada de “Supermercado”.

La pregunta “¿Cuál quieren?” fue constante durante la noche, otro solo, pero ahora de acordeón, sirvió de preámbulo para “Muñeca” tema que puso a cantar a todos los presentes. La banda se despidió y dejó el entarimado, pero con el grito de ¡Olé, Olé, Olé, Paté, Paté! regresaron para cerrar con broche de oro e interpretar “Ojos Brujos”.

Al finla del concierto, la banda ofreció una pequeña firma de autógrafos. A final de cuentas, la gente salió muy satisfecha con tremendo recital, sin duda la mejor opción para pasar un jueves, antes de regresar a la escuela o al trabajo a terminar la semana. 

{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}

REDACCIÓN:


Editorial

FOTO:

Pablo
Navarrete @pabnavarrete