14765
MACONDO RECIBE A JOSÉ GURRÍA CUARTETO

MACONDO RECIBE A JOSÉ GURRÍA CUARTETO

Noel
Orlando Calderón López

29/Oct/2012

Detalles
{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}

Con el Palacio Nacional como fondo y la luna llena de testigo, el sábado 27 de Octubre, a pocos minutos después de las ocho, José Gurría Cuarteto hizo vibrar el Zócalo con su música que se convirtió en la quinta luminaria del Festival Jazzbook.2.

José Gurría Cuarteto, formado por Alex Mercado en el piano, Jaime Ferrada en el contrabajo, Sam Gendel en el saxofón y José Gurría en la batería, llegó al escenario Macondo en donde el público ya esperaba en los asientos (que por cierto resultaron insuficientes).

Parejas, uno que otro solitario y familias se amontonaron alrededor del escenario, algunos con cámaras para grabar el evento, unos bailando, otros sólo moviendo la cabeza al ritmo de la música y los más entusiastas aprovechando cada pausa musical para lanzar gritos al cuarteto.

Canciones de la autoría de José Gurría como “Tres hermanos” y “Bla bla bla” formaron parte del repertorio del cuarteto que en cada interpretación se sumía en un mundo totalmente ajeno al que el resto habitaba, cada músico viajaba a un universo interno a través del cual el sonido iba y venía saliendo convertido en música.|

José Gurría aprovechó para agradecer la invitación al Jazzbook.2, a la Secretaría de Cultura, a la Feria del Libro y sobre todo al Convite (restaurante encargado de la organización del evento) y agregó: “Tengo seis años viviendo en el extranjero y siento bien bonito de ver lo que está pasando aquí en México con el jazz, en realidad el único ingrediente indispensable para que esto jale aquí en México y se esparza por el mundo el jazz mexicano, son ustedes. Vayan a conciertos y apoyen el jazz”.

Tras dedicar la última canción a la madre de sus hijos, el cuarteto abandonó el escenario entre gritos que pedían otra pieza. Quien presenció  el concierto no podrá poner en duda que el jazz mexicano es una latente realidad, y que como el cuarteto lo demostró, es de calidad. Nada queda de aquellos días en los que se pensaba que el jazz era para un determinado y exclusivo grupo de personas intelectuales, este sábado el zócalo fue el auditorio de personas de la tercera edad, adultos, jóvenes y niños que emocionados, aplaudieron el talento de los músicos mexicanos.

A eso de las nueve y media la gente se dispersó y el zócalo, lleno de libros, cafés y uno que otro evento por concluir, quedó listo para el concierto de Magos Herrera, con el cual al día siguiente cerraría Jazzbook.2.

REDACCIÓN:


Editorial

FOTO:

Noel
Orlando Calderón López