42785
La gran fiesta de Kaiser Chiefs

La gran fiesta de Kaiser Chiefs

Cynthia
Flores @cherryflores_

23/Feb/2014

Detalles

Han pasado ya siete años de la primera visita de Kaiser Chiefs a México, con la que dejaron claro que sus presentaciones son algo legendario, y ayer el quinteto inglés volvió a llenar los oídos de los capitalinos con un concierto, corto pero conciso, en El Plaza.

Después de 4 álbumes y un compilatorio de sencillos, la banda oriunda de Leeds, Inglaterra, regresó a nuestro país para promocionar su nuevo material discográfico, Education, Education, Education and War, que saldrá a la venta el 1° de abril. Puntuales a la cita, portando playeras que rezaban "I'm With Peanut" y "Ruby, Ruby, Ruby", los seguidores de llenaron el recinto de la Condesa y desataron la fiesta con los primeros acordes de "The Factory Gates", uno de los temas incluidos en el nuevo álbum.

Con su característico look británico, los músicos se mostraron sorprendidos ante el recibimiento del público mexicano y sin perder tiempo, las canciones siguieron sonando con pausas mínimas en las que el cantante, Ricky Wilson, aprovechó para asear un poco su área con un trapeador.

Después llegó la muy coreada "Every Day I Love You Less And Less" durante la que Ricky se adentró en la audiencia, como ya es costumbre, seguida por "Little Socks" y la nueva "Bows and Arrows". Para ese entonces los aplausos sincronizados sólo podían anunciar la llegada del clásico "Modern Way", favorito de muchos, sin restarle valor a la canción que hace tan solo 3 días estrenó video, "Coming Home".

Pasaban de las 8:30 cuando se anunció que seguía otro tema de su primera producción, Employment; "You Can Have It All" sonó en medio de una lluvia de regalos que cayó sobre el escenario, entre ellos un condón que Ricky infló y arrojó al público sin éxito por su falta de habilidad para amarrarlo, hecho que provocó risas que fueron recurrentes durante toda la noche ante los movimientos del vocalista que actuaba partes de algunas canciones.

La elección de canciones fue tan diversa como sus álbumes, sin dejar de lado las clásicas. El concierto siguió con "Never Miss a Beat" y "Ruffians On Parade", preámbulo de la esperadas "I Predict A Riot" y "Ruby" que hicieron vibrar hasta el último rincón del Plaza Condesa.

"Misery Company" abrió pista para que el tema, ya considerado un himno, "The Angry Mob" nos condujera al temido encore, no sin antes ver colocada sobre el micrófono una bandera de México arrojada por los fans.

La velada estaba por llegar a su inevitable fin y al coro de "Ole, ole, ole, ole. Kaiser, Kaiser" la banda regreso al escenario para interpretar dos últimas canciones: la incluida en Education, Education, Education and War, "Cannons", y el tema ya tradicional de cierre "Oh My God".

Con el interminable canto al unísono “Oh my god I can't believe it, I've never been this far away from home”, Kaiser Chiefs se despidió de uno de sus públicos más fieles enmedio de una lluvia de sinceros aplausos y eufóricos gritos.

{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}

REDACCIÓN:


Editorial

FOTO:

Cynthia
Flores @cherryflores_

No es una revista, es un movimiento.