11873
Fucked Up en el 4to Aniversario de El Imperial

Fucked Up en el 4to Aniversario de El Imperial

Osiris
Priego @osirispriego

03/Sep/2012

Detalles
{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}

La banda canadiense Fucked Up visitó la ciudad de México por primera vez para la celebración de uno de los lugares más emblemáticos de la música actual independiente, como lo es el Club Imperial en pleno corazón de la Condesa.

El festejo de sus cuatro veranos irónicamente no se llevó a cabo dentro de El Imperial, el recinto ideal para  ello sólo podía ser El Plaza Condesa, que por la noche del  pasado 31 de mayo fue el escenario para que la celebración se abriese por única ocasión a menores de edad.

Sin un lleno total, el evento comenzó minutos después de las 8pm, con Atto  & The Majestics. Atto Attie y compañía recibieron a la pequeña  audiencia,  quienes se mostraron recios al principió ante la energía que la banda desprendía. La banda visiblemente llena de ánimos, tocó temas de su última producción Bifocal; a  la mitad de su actuación con su track “Ilumíname” Atto regaló discos de papel promocionales aventándolos a la audiencia justo antes de iniciar su coreado sencillo “Transistor” que logró prender a la audiencia en su totalidad.

En un rápido cambio de instrumentos, el escenario se preparó para recibir a la banda más numerosa de la noche. Con un vestuario azul pastel, la Agrupación Cariño, hizo que hasta los  hipsters bailaran con su consagrada canción  “Espero que te acuerdes de mi”  y con sus ensayadas coreografías le dieron alegría a su presentación.

Eran casi las 10 de la noche cuando Vicente Gayo apareció en escena con la iluminación minimalista que su gallo geométrico desprendía desde lo alto del escenario. Los saltos no se hicieron esperar cuando temas como  “Interpretaciones sin razón” o “Cosas que encontrar”  resonaron en El Plaza. Por si fuera poco Jorge Chavez, baterista de Descartes a Kant, hizo una aparición especial acompañándolos en la batería. Con “Fin de Transmisión” Vicente Gayo se llevó una lluvia de aplausos por parte de la deleitada audiencia,  para dar paso al show que sólo los chicos de Descartes a Kant pueden dar.

Mientras  varias edecanes regalaban discos conmemorativos al público, una  marcha circense anunciaba el inicio de un nuevo concierto. Los tapatíos interpretaron temas como “Suckerphilia” y “Maniqui Bordello”, pero lo mejor llegó cuando la vocalista Sandra, con sus multifacéticas  voces, invitó a subir al escenario a Atto Attie y Jorge González para soplar la velita de un pequeño pastel y la tradicional “mordida”.  El show debía terminar para dar paso a uno de los actos más esperados de la noche, el arribo de su Majestad Imperial.

Al ritmo de “Yepa Yepa Yepa” y el amistoso saludo de “Ya llegó su majestad, bola de aborígenes”, Silverio levantó la noche para los asistentes más apáticos, con su ya clásica pieza de “El Baile del Diablo”, Silverio siguió desprendiéndose de su ropa como ya es costumbre en sus presentaciones. Sus escuchas bailaron durante todo su set a pesar de los “insultos” amistosos por parte del artista a los que ellos respondían lanzándole vasos, muchos de ellos aún con cerveza.

Al llegar al final de su set, ya sólo en tanga y botas, Silverio dio paso a la banda estelar de la noche: Fucked Up, pasada la media noche, con una considerable menor audiencia, los canadienses liderados por Damian Abraham hicieron cimbrar el Plaza con “Queen of Hearts” y “The Other Shoe”. Los fans contagiaron al cantante, quién terminó la noche con una máscara de luchador haciendo slam entre la audiencia en uno de los festejos más grandes que El Imperial ha tenido.

REDACCIÓN:


Editorial

FOTO:

Osiris
Priego @osirispriego

No es una revista, es un movimiento.