12893
ESA NOCHE, LO IMPOSIBLE FUE POSIBLE

ESA NOCHE, LO IMPOSIBLE FUE POSIBLE

Cynthia
Flores @cherryflores_

25/Sep/2012

Detalles

{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}

The Smashing Pumpkins ofrece una velada de incontables emociones.

‘Believe in me as I believe in you’ es la frase que mejor describiría la relación entre Billy Corgan y sus fans mexicanos. La crítica ha atacado ferozmente sus trabajos posteriores a la separación de The Smashing Pumpkins en el año 2000, y no por ello ha perdido a los fans de nuestro país. Sin duda alguna, la agrupación jamás será la misma sin las guitarras de James Iha, la enigmática D'arcy Wretzky en el bajo y Jimmy Chamberlin tras la batería. Después de todo, fueron ellos quienes, junto a Billy, conquistaron los corazones adolescentes de varias generaciones. No obstante, Corgan sigue electrificando las almas de esos fans que aún creen en él, y le demostraron su apoyo durante la presentación en la Arena de la Ciudad de México.

No hay palabras que puedan describir lo que miles de sonrisas, gritos, ojos cristalinos y rostros melancólicos reflejaron la noche del sábado al ver a su ídolo en acción. Ése que abrió las puertas a nuevas dimensiones sonoras de la existencia. Quizá, todos los “Pumpkins lovers” conocen los desaciertos del controversial Billy, sin embargo, no apartan su respeto y fe en sus nuevos proyectos, y en los nuevos compañeros.

Como banda telonera estuvo A Band of Bitches, sociedad "secreta" que presentó temas de su álbum debut como "Track 3.14" y "Love In Gaza" sin olvidar la popular "Noreste Caliente", canción que rápidamente encendió el reciento.

Las luces se apagaron, las emociones eran incontables, al igual que indescriptibles. Una nube de excitación y melancolía cubría las instalaciones del recinto, podía sentirse la presencia oculta de un gran ícono del rock. Se iluminó el escenario y el cuarteto de Chicago apareció en posiciones. Pronto comenzó la presentación de Oceania, su más reciente producción. Deleitaron con los temas de un álbum conceptual que intentó volver a la magia de los Smashing Pumpkins. ¿Será? Definitivamente no, esa magia es muy distante de los nuevos Pumpkins. Billy ha perdido la teatralidad que agregaba a su voz, aquellos años en los que la obscuridad de la banda resultaban en un gran destello de luz. No obstante, aún hay quien cree en él y se derrite ante temas como "Quasar", "Panopticon" y “My Love is Winter”.

Atentos y respetuosos se mantuvieron los espectadores. Algunos comentaban que a pesar de no ser de los mejores discos, no consideraban que Oceania o Zwan (anterior banda de Corgan), hayan sido una porquería. No sé si se deba a que la idiosincrasia del mexicano tiende al conformismo y al olvido, o se deba  a su inigualable fidelidad. “Bullet with Butterfly Wings” permitió que todos los asistentes abandonarán la calma y enloquecieran entonando “The world is a vampire, set to drain…”, y saltando sin parar, mientras recordaban su adolescencia o juventud. Se transpiraba un ambiente de dicha al presenciar la vibra de ese recuerdo infantil.

Una enorme esfera colgando a mitad del escenario permitió que la luna de “Tonight, Tonight” nos transportara a otra época, recordándonos que los cambios son inevitables y que jamás volvamos a ser los mismos. The Smashing Pumpkins jamás serán los mismos, pero siempre serán símbolo de la belleza de la complejidad humana plasmada en canciones.

“1979” no podía faltar para satisfacer a los espectadores sedientos de esos potentes acordes de rock and roll. “Ava Adore" fue una de las emblemáticas rolas con la que  anticiparon el final de una gran noche, concluyendo así con “Cherub Rock” y demostrando que pese a la adversidad, The Smashing Pumpkins siguen vivos.

REDACCIÓN:


Editorial

FOTO:

Cynthia
Flores @cherryflores_

No es una revista, es un movimiento.