16720
Enjambre complació a los huéspedes del Auditorio Nacional

Enjambre complació a los huéspedes del Auditorio Nacional

Cortesía
OCESA

03/Dic/2012

Detalles
{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}

El viernes 30 de noviembre del 2012 había llegado, era una fecha que muchos tenían marcada en su calendario y que esperaban con ansias, la razón de ello era que en dicho día se daría el primer concierto de Enjambre en el Auditorio Nacional. A pesar de que la cita era a las 20:30 hrs., dos horas antes los alrededores del foro ubicado sobre Reforma estaban llenos de fans del grupo, adolescentes y niños en su mayoría, quienes se veían muy emocionados por estar a punto de acompañar a sus ídolos en un paso importante en su carrera.

El concierto comenzó puntualmente con la presentación de la agrupación uruguaya No Te Va Gustar, que abrió la noche con sólo cinco de sus temas entre los cuales sobresalió “Chau”, para después dejarle el escenario a Enjambre, no sin antes agradecerle por la invitación y la camaradería. Aunque el telonero pasó algo desapercibido por el público, lo hizo muy bien y sin tratar de robarse el show.

Antes de que el reloj marcara las 21:30 hrs. las luces se apagaron y justo cuando los asistentes eufóricos coreaban el nombre de la banda originaria de Zacatecas, sus gritos fueron interrumpidos por “Reflejo”, acompañado en su introducción por una animación en las pantallas que mostraba a los personajes ubicados en la portada de su álbum Huéspedes Del Orbe.

Antes de seguir, Luis Humberto Navejas (vocalista) aprovechó para agradecer a los presentes por acompañar a la agrupación en su primera vez en el Auditorio Nacional, y luego de decir “casa llena, corazón contento”, la música continuó con “Ausencia de cocina” en uno de los momentos más estridentes de la noche. Continuó “Dulce soledad”, la cual puso a cantar a todos a grito abierto y hasta hizo que uno que otro soltara una lágrima.

En una pausa, el cantante mencionó que los invitados especiales del concierto eran todos los asistentes y acto seguido sonó “Eliza mi hortaliza”, “Impacto”, “Madrugada” y “Cobarde” (antes de la cual, se le dedicó el concierto a un amigo del grupo quien sufrió un accidente en carretera cuando se dirigía a la Ciudad de México para asistir al Auditorio ese día). Luego de la dedicatoria, gran parte de la gente levantó una mano en señal de apoyo.

Casualmente, en esta fecha también se celebraba el cumpleaños de Ángel Sánchez (batería) y qué mejor regalo para él que las mañanitas cantadas por cerca de 10,000 personas que de esa manera le expresaban su cariño.

Los de Fresnillo se despidieron con “Último tema”, pero reanudaron de inmediato con “De nadie”, interpretada por Navejas y acompañado sólo por una guitarra acústica. Apareció en las pantallas la segunda parte del video que salió al inicio de la presentación, mostrando cómo terminaba la historia de sus personajes, y de inmediato comenzó “Somos ajenos”.

Cuando se sentía que el final estaba cerca, la banda tocó “Visita”, “Manía cardiaca” y “Cámara de faltas”, durante la cual Humberto gritó: “huéspedes del Auditorio ha sido un honor”. Sin embargo, quedaba el tiempo suficiente para un último tema y fue “Egohisteria”, en el que algunos integrantes de No Te Va Gustar se hicieron presentes para acompañar a Enjambre al mismo tiempo que el lugar se llenaba de papelitos de colores que caían por todos lados.

Con este gran concierto quedó claro que la popularidad actual de Enjambre no es casualidad, una moda o producto de la mercadotecnia, sino que se trata del resultado por un largo tiempo de trabajo y música bien hecha que llegó en el momento indicado.

REDACCIÓN:


Editorial

FOTO:

Cortesía
OCESA

No es una revista, es un movimiento.