Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

15245
El reverendo ya no es lo que era

El reverendo ya no es lo que era

Cynthia
Flores @cherryflores_

05/Nov/2012

Detalles
{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}

Era complicado superar el primer día del Maquinaria Fest, pues la emoción que se vivió el jueves 1º de noviembre en la Arena de la Ciudad de México había dejado a todos satisfechos. Sin embargo, esto se logró al ver que la cantidad de espectadores doblaba la cifra del día anterior.

Imitando lo sucedido el primer día, el set list de Apolo no logró cautivar a la impaciente ola de metaleros que recibieron fríamente a la banda liderada por Iván. Ni siquiera la dedicación de Zurdo con su sencillo “Noche” logró prender la llama en la expectación de la gente. Esta vez los chihuahueños se retiraron sin pena ni gloria.

Lo raro fue Stone Sour. Siempre quise estar frente a Corey Taylor con su agrupación original Slipknot, de manera que verlo sin máscara y con la ausencia del baterista Joey, me fue desconcertante. Sin embargo el vocalista dio lo mejor de él, incluso en algún momento portó una mascara de la lucha libre provocando revuelo entre los fans.

Es en Stone Sour en donde mejor se desempeña Corey, pues deja en segundo plano los gritos guturales a los que están acostumbrados los “Maggots”, y en su lugar, demuestra las armonías que puede alcanzar su voz con rolas dramáticas y personales como "Mission Statement", "Gone Sovereign" y “Say You’ll Haunt Me”. El resultado fue simplemente genial, de todas las presentaciones que había presenciado en este festival, considero que en ésta hubo una real conexión con la audiencia que en ningún momento paró de hacer slam y cantar.

Si bien, había disfrutado cada momento, la banda por la que mi sangre hervía era Deftones. Hasta ahora, no me los he perdido ni una de las veces que han estado en México y sé que Chino Moreno no ofrece shows a medias. Por lo que a lo largo de 90 minutos, la banda estandarte del Nu-Metal nos llevó a un plano alterno con canciones antiguas que iban de la clásica “Digital Bath” hasta “Tempest”.

Fue hasta que se decidieron a tocar “Knife Party” cuando se llegó al cenit musical, pues su lista de canciones no había sido tan pesada. Aun así, esto fue completamente perdonado cuando Chino nos hechizó con la frase: “My knife is sharp and chromed”. Hubiera preferido escuchar “Roots”, pero  fuera de ese pequeño detalle, estoy seguro que ésta ha sido su mejor aparición en tierra azteca.

Al dejar el escenario Deftones, el público estaba ansioso por recibir al “Reverendo”, quien contó con el mejor juego de luces que se había presenciado hasta el momento. Al iniciar su concierto dejó un poco fríos a los veteranos abriendo con “Hey Cruel World”, pues estábamos acostumbrados a que “Rock & Roll Nigger” solía ser la elección inicial.

Este disgusto duro muy poco, ya que Manson venía decidido a complacer, y lo demostró con su grotesco show en el que “Disposable Teens”, “No Reflection” y “Love Song” eran protagonistas. Me duele admitirlo, pero Marylin ya no se esfuerza tanto como aquella vez que volvió loca a la gente en el Foro Sol con una excentricidad nueva en cada canción, pues aquí ni su numerito, al vestirse de Papa con metralleta logró remitirme a esas épocas. El punto álgido se alcanzó con “Sweet Dreams” y “Beautiful People”, pero siento que los mejores años del Anticristo Superestrella ya pasaron.

Destinado a fascinar a un público joven, el segundo día de Maquinaria Fest me dejó con un buen sabor de boca. Debo admitir que me preocupó lo ecléctico del cartel de hoy, pero no dudo que, a la mera hora, me llevé una grata sorpresa.

REDACCIÓN:


Editorial

FOTO:

Cynthia
Flores @cherryflores_