15251
El día más raro del Maquinaria Fest

El día más raro del Maquinaria Fest

Cynthia
Flores @cherryflores_

05/Nov/2012

Detalles
{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}

Si tuviera que definir al tercer día del Maquinaria Fest con una palabra, diría que fue extraño, pues decir que sólo fue ecléctico sería quedarme muy corto. Cambiando un poco la mecánica de los dos textos anteriores, esta vez sólo les contaré lo que me generó más ruido, tanto bueno como malo la pasada noche.

Gogol Bordello fue para mi un gusto adquirido. Cuando los conocí a través de un cover de Mano Negra no me habían gustado ni un poco, y aunque no estoy muy seguro de si disfruté o no escucharlos, debo admitir que la magia gitana que desprenden en vivo se contagia. Con una indumentaria muy rara, Eugen cautivó a gran parte de la audiencia con su mezcla de guitarras eléctricas, violín y su raro acento que adornó temas como la popular “Start Wearing Purple” y la seductora “My Companjera”. Sin embargo, se notaba en el público una respuesta muy mezclada. Algunos lo amaban, otros lo odiaban y a unos cuantos más les daba igual.

Los que de plano llegaron para romper filas y hacer que todos, pero todos, se pararan de sus asientos en la Arena fueron Illya & Kuriaky & Los Valderramas. La combinación sabrosa del hip hop con rap y sabor latino. Liderados por Dante, los músicos noventeros pusieron a bailar a la audiencia al ritmo de “Abarájame” y “Jennifer del Stereo”.

Un contraste en comparación a los días anteriores en donde lo único que podíamos pensar era gritos, golpes y slam pues éste día el venue se convirtió en una gran pista de baile. Demasiado alegre para mi gusto, por un momento me hizo preguntarme si estaba en el Maquinaria o me había transportado a una boda. Más bien, en ese momento, en lo particular ya estaba muy preparado para Prodigy por lo que la presentación para mi fue intrascendente.

Cuando, por fin, llegó al escenario la banda británica Prodigy, no pude evitar ser la persona más feliz de todo el lugar. A pesar de su edad, los miembros siguen demostrando que un buen performance tiene más que ver con la actitud que con los años pasados.

A diferencia del simple y sencillo baile que ocasionaron los Valderramas, el trance ocasionado por “Invaders Must Die” dejaban testigo de que Keith y compañía son los amos del hardcore techno. Dentro de su repertorio también se encontró “Firestarter”, "Voodoo People" y la poderosa “Smack My Bitch Up” en lo que creo fue una de las mejores recepciones del público.

Espero que Keith y Maxim regresen pronto para presumirnos en mayor detalle los trailers de How to Steal a Jet Fighter con un cartel más homogéneo y en el que luzca más su música.

Resumiendo los tres días del Maquinaria Fest 2012, debo admitir que es una propuesta interesante pues tuve la oportunidad de ver a varios de mis ídolos que antes gozaban de una forma envidiable pero que por x o y se han ido apagando. Sin embargo, el sonido no estuvo a la calidad de lo que cuestan los boletos y la falta de organización afectó los horarios, por lo que los que venían a ver específicamente a una o otra banda perdieron su valioso tiempo. Ojalá y el evento vaya madurando para algún día convertirse en la maravilla que era Ozz Fest.

REDACCIÓN:


Editorial

FOTO:

Cynthia
Flores @cherryflores_