Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

40647
Chimaira: El crimen y la furia

Chimaira: El crimen y la furia

Cortesía
Helados Producciones @HeladosProd

19/Ene/2014

Detalles

Épico, glorioso y un poco breve retorno de la inclasificable criatura del metal conocida como Chimaira a nuestro país. Años de ausencia acompañado por el dolo y furia de sus integrantes a causa del robo de equipo, generaron un muy especial e intenso ambiente  bañado en sudor y alaridos de un Multiforo Alicia a reventar.

Con el siempre presente talento nacional antes del show, Nimfalic se encargó de los primeros guitarrazos y voces guturales en la noche, mismos que, cabe resaltar, tuvieron buen recibimiento frente a un quórum de por sí conocido por ser intolerante. Mientras se montaba equipo, conectaba y probaba, el rumor ya se había propagado: la noche anterior, en la Ciudad de Guadalajara, parte del equipo de la banda había sido robado y, por esta misma razón, la banda tocaría con instrumentos prestados.

“Lo que ustedes están presenciando no solo es especial por que tocaremos con instrumentos que amablemente ustedes nos prestaron, sino que estamos improvisando y tocando lo que nos venga a la mente ¿qué quieren escuchar” dijo Mark Hunter, pero, fuera la canción que fuera, cada una fue acogida con un griterío y salvaje open pit que la cara de enojo de los originarios de Cleveland, Ohio, se volvían sonrisas y puños al aire en el cierre de su gira Latinoamericana.

Una banda cuyo estilo no es fácil de encasillar, de sonido versátil, de rostro cambiante y con el nombre de “Quimera” bien ganado. “Nothing Remains”, “Pure Hatred” y “Power Trip” fueron cantadas al unísono, como una sola voz de rabia; son los conciertos en reducidos espacios los que siempre destacarán no sólo por su intimidad y cercanía con la banda, sino que, cuando la audiencia se presta para ello, todos y cada uno de los presentes montan un pequeño apocalipsis en la pista.

La química entre público y artista se volvió tan perfecta que hasta la ocasión se prestó para bromear y requintear “Back in Black” de AC/DC (versión death metal) antes de “The Dehumanizing Process”. La noche bien pudo haber durado apenas una hora y cuarto, tal vez un poco más, pero la energía y respuesta entre pista y escenario dejó a muchos con cara de éxtasis, con el cuerpo empapado de sudor (a veces ajeno) y sí, con todos pidiendo más. 

{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}

REDACCIÓN:


Editorial

FOTO:

Cortesía
Helados Producciones @HeladosProd

No es una revista, es un movimiento.