Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

13915
CORONA CAPITAL, Día 1

CORONA CAPITAL, Día 1

Osiris
Priego @osirispriego

15/Oct/2012

{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}

¡Arranca el Corona Capital! ¿Para qué especular sobre su calidad y consolidación, si ya es un hecho que es de los mejores eventos en México? En esta emisión, pudimos apreciar una mejor logística. Y además de ese elemento, que siempre es apreciable, se reunieron miles de personas con el propósito de celebrar la música en un ambiente desprovisto de densidad, un ambiente lleno de diversión y cerveza. No hay quien salga sin una buena experiencia del festival: algunos conocen nuevas bandas, algunos lloran de la emoción al poder ver a sus clásicos de la adolescencia. El primer día del Corona se desarrolló sin contratiempos climáticos.

Cuando el sol se hizo más presente muchos comenzaron a quitarse la ropa, aunque la calurosa tarde no les importó a las Dum Dum Girls, que salieron vestidas de negro. Así como los “Dum Dum Boys” de los que habla Iggy Pop, las californianas rebosan decadencia, glamour y mucha energía. Tocaron las melodías que más las emparentan con el punk, como “Jail La La”, y finalizaron con un espléndido cover de The Smiths, “There Is A Light That Never Goes Out”.

Estamos de acuerdo que el traslado del escenario Corona al Corona Light no era nada difícil, así que después de las Dum Dum Girls fue tiempo de escuchar algo nacional: Hello Seahorse! Tal vez sigan manteniendo el mismo estilo que los caracteriza desde hace algunos años, pero no por ello dejan de ser queridos, ya que lograron conglomerar a una buena cantidad de fans. Los Hello Seahorse! estrenaban nueva producción, “Arunima”, de la cual se pudieron escuchar en su tocada dos cortes, “No es que no te quiera” y “Para mi”.

Antes de buscar víveres y descansar un poco, fue necesario bailar. Pero, sucede que los que escucharon a Die Antwoord en el Bizco Club (un aplauso a 8106 por su curaduría) no bailaron como siempre suelen hacerlo, ya que el trío logró levantar la verdadera locura. Muy pocas veces he visto que algún músico o una banda siempre la euforia auténtica entre los espectadores. Era muy fácil identificar a quienes no los habían escuchado antes. Por la falta de cejas de Yo- Landi y el gasparín erecto que pusieron en el escenario sólo puede orillar a una pregunta: “¿qué rayos estoy viendo?”. Die Antwoord son vulgares, son excesivos, su apariencia es completamente perturbadora. La gente rapeó al ritmo de “Fatty Boom”, “Rich Bitch” y “Zef Side”. Die Antwoord demostraron que el glamour no es necesario para crear música electrónica propositiva, aunque en su caso el término tendría que ser “extrañísima”.

El show de The Walkmen bien hubiera podido contrarrestar el trash de Die Antwoord, pero fallas técnicas de sonido le restaron fuerza a su tocada, puesto que muchos, al ver el defecto, se retiraron, perdiéndose el hilarante momento en el que en el que Hamilton Leithuaser le reclamó al ingeniero de audio, apoyado por el público que comenzó a hacerle la señal apodada como “the finger” al encargado en cabina. Hamilton Leithuaser después se reconcilió con el ingeniero una vez que su micrófono fue reestablecido. “Well, this thing is working, everybody are friends, don’t worry”, dijo el vocalista.

En las piernas y en los pies comienza a aparecer un hormigueante dolor, sopla un agradable aire fresco y la mente demanda relajarse. La solución estuvo en la banda de Jakob Dylan, “The Wallflowers”, quienes salieron a recibir el ocaso con un country limpio y sentimental con el que muchos de los asistentes se acaramelaron con su novia(o) en turno. Para culminar la caída de la tarde y recargar en su totalidad la pila interna, Death in Vegas funcionó a la perfección. Empezaron un poco retrasado, pero el coraje que siempre nos da por esperar de más se disipó cuando Richard Fearless y Tim Holmes, acompañados por una gran banda que incluía batería, salieron para envolver a la gente con sus atmósferas sofisticadas, teniendo su momento más bailable con la canción “Hands Around My Throat”.

En el Corona Capital, la noche anuncia que los mejores actos están a punto de comenzar. Debido a la cercanía entre los escenarios (y que cada uno contaba con su propia cartelera) todos nos pudimos ubicar sin estrés.

La salida de Suede se efectuó pocos minutos de que The Kills finalizara su acto. Brett Anderson se encuentra muy entero, y la edad, lejos de anestesiarlo con solemnidad, vuelve a su presencia escénica mucho más lúcida, con toda su sexualidad y decadencia. Los fanáticos se conmovieron con “Animal Nitrate”, canción que rompería con todos los parámetros comerciales de Inglaterra. Con "The Beautiful Ones" hubo saltos unánimes por parte del público. El final de su concierto marcó un paralelismo con uno de los mejores actos del año pasado: Brett Anderson y Beth Gibbons, ambos británicos (y con un primer nombre muy semejante) se bajaron a saludar a la primera fila. Además de los conciertos, el público se pudo acercar a las publicaciones independientes nacionales, como la Semana de Frente, y por supuesto, Indie Rocks!

Calificación: una excelente primera jornada.

REDACCIÓN:


Editorial

FOTO:

Osiris
Priego @osirispriego

No es una revista, es un movimiento.