118059
Debbie Harry... ¿Playmate?

Debbie Harry... ¿Playmate?

Tras la muerte de Hugh Hefner, fundador de Playboy, recordamos la relación laboral que tuvo con Debbie Harry.

Como muchos saben, la revista del conejito rompió esquemas y se convirtió en una de las grandes empresas editoriales, un imperio que incluye producción de eventos y el manejo de diferentes venues. Gracias a la visión de su creador y la importancia de su marca, el impreso ha tenido en su portada a grandes celebridades, y la industria de la música no es la excepción. A lo largo de los años han hecho posar a artistas como Belinda Carlisle, vocalista de The Go Go's, Gene Simmons de Kiss y la cantante Grace Jones. Además de que han publicado notables entrevistas, como la de Miles Davis, en la que habló del racismo y su adicción a la heroína o la memorable plática que tuvieron con John Lennon, donde defiende su relación con Yoko Ono y niega una posible reunión con The Beatles, esto salió un año después de su muerte. Pero de entre todas las veces que el imperio del, ahora fallecido, Hugh Hefner se acercó a la música, hay una que se destaca por lo que pudo llegar a ser, debido a que desde el inicio de su carrera impactó por su belleza y ha sido mencionada como una de las interpretes más sexys de la historia. Con un pasado tan desconocido como fascinante, te contamos cuando Debbie Harry formó parte de las líneas de Playboy.

La líder de Blondie, salió a los escasos 21 años de los suburbios de Hawthorne, New Jersey, con dirección a la ciudad de New York. Presentándose algunas veces como Angela Tremble, su nombre de nacimiento, trabajó como modelo, artista plástica, secretaria de la Radio BBC e incluso se unió a una banda de folk, llamada The Wind in the Willows. Sin embargo, su camino hacía Playboy inició en los clubes nocturnos, primero como mesera en el Max's Kansas City, un lugar icónico de Park Avenue, y después como bailarina a go-go. En este último fue donde la invitaron a la entrevista que se hacía cada año para unirse al Playboy Club de NYC, con la Bunny Mother y el gerente general del lugar. Solo para que se den una idea, de 200 asistentes solo elegían de 20 a 5o mujeres.

La cantante trabajó por nueve meses como mesera en uno de los lugares más exclusivos e infames de Manhattan, sirviendo tragos toda la noche en su traje de conejita y con tacones de cinco pulgadas. Atendiendo a clientes frecuentes como Sammy Davis Jr, Peter Falk y John Cassavetes. Poco después empezó a consumir heroína, moviéndose dentro de varios grupos artísticos, hasta que conoció al guitarrista Chris Stein, con quien formaría Blondie, la banda que la llevó directo al éxito. ¿Pero se imaginan a Debbie Harry siendo una reina de portadas como Pamela Anderson o Carmen Electra en lugar del ícono femenino del punk americano?

No es una revista, es un movimiento.