24197
Una mirada dentro de la mente de Charlie Sheen

Una mirada dentro de la mente de Charlie Sheen

16/May/2013

La vida de un diseñador desenfrenado, borracho y mujeriego sólo podía ser interpretada por el mismísmo Charlie Sheen, quien regresa a la pantalla grande. Más o menos por ahí va la cinta Una mirada dentro de la mente de Charles Swan III (A Glimpse Inside the Mind of Charles Swan III, 2012), primer largometraje del guionista y productor, ahora director, Roman Coppola.

Se enfatiza la importancia de Roman como productor de Viaje a Darjeeling, lo cual delata el poco afecto que la gente le suele tener por la labor escritural dado que olvidan que Coppola ha sido co-guionista de dos de las películas más importantes de Wes Anderson: Moonrise Kingdom y la que mencionamos líneas arriba. Un esfuerzo que bien merece algo de reconocimiento, sobre todo cuando se está a punto de ver este filme.

Esta primera película de Coppola, que en nada se parece a las Francis Ford Coppola pero sí a las de Sofia, se nos revela muy hermanada a la poética de su colega Anderson: desde el desarrollo de las situaciones que se observan en pantalla, siguiendo con el fervor por el retro de los 70, hasta la elección del casting, con Jason Schwartzman y Bill Murray como estelares.

Aunque la cinta es muy divertida por ratos, y está dotada de una fuerte dosis de referencias fílmicas al cine clásico con las que el público podrá identificarse, es imposible negar la sensación de estar viendo algún episodio perdido de Two and half men. El fuerte influjo de Mr. Sheen, su carisma y locura, logra posicionarse como el elemento totalitario del filme y quizás esa sea la idea, quizás Coppola intentaba narrar la biografía no oficial de Sheen.

Para los que gocen de actores como Robert Downey Jr, bien podría decirse que las aventuras del personaje Charles Swan III equivalen a las de un Iron Man sin armadura, sólo concentrándonos en las tonterías más excéntricas de Tony Stark y dejando de lado el heroísmo; lo cual de cierta forma me parece algo sincero.

Por otro lado, no creo que la película sea mala, tampoco es una obra maestra o una obra de arte siquiera; es una comedia de amor y enredos muy entretenida, que, como sucede con la personalidad de Charlie Sheen, divertirá a los espectadores que tengan paciencia y la acepten tal y como es, sin exigirle demasiado.

Además de los actores ya mencionados, también nos encontraremos con las guapas Katheryn Winnick, Patricia Arquette y Mary Elizabeth Winstead, entre otras sorpresas. Y para que no esperen demasiado, esta película llegó a nuestro país el pasado 10 de mayo, cortesía de la productora CANANA.

Vale la pena mirar un poco dentro de la mente de Mr. Sheen, quizás nos encontremos con algo que nos recuerde a nosotros mismos.

No es una revista, es un movimiento.