Guarda tus favoritos

Guarda tus favoritos

Log In
Tus Favoritos

Música > Reseñas > The National — Sleep Well Beast

26 Septiembre 2017 Por Andrea Jurado

The National —
Sleep Well Beast

4AD (2017)

Artista: The National

8

Elocuencia de amor y política en Sleep Well Beast.

The National siempre se ha caracterizado por su peculiar perspectiva de la vida. Se trata de una banda que encuentra su lugar entre la esperanza y la oscuridad. En Sleep Well Beast, su séptimo álbum, The National alcanza nuevos niveles de sensibilidad ante las relaciones de amor duradero, pero no solo eso, también encuentra una voz para expresar un poco de su sentir respecto a la situación política actual.

En esta entrega, la melancolía en la voz de Matt Berninger sigue siendo la nave que nos lleva en un viaje de acordes bien colocados. Sin embargo, a diferencia de sus álbumes anteriores, lo sintetizadores saltan al oído como nunca antes lo habían hecho.

“Nobody Else Will Be There” es el intro perfecto para ubicarnos y recordarnos el mood de tranquilidad e introspección propio de The National. Pero esto no es todo lo que representa este disco. “Day I Die”, “Walk It Back” y “Guilty Party” son una sorpresa de tonadas pegajosas con historias agridulces: engaño, peleas constantes y los fracasos en el matrimonio. Mientras que “Carin at the Liquor Store” es una oda al piano magistralmente ejecutado por Aaron Dessner.

Por otro lado, “The System Only Dreams in Total Darkness” y “Turtleneck” no temen reconocer el poder de las guitarras y se arriesgan con combinaciones y hasta riffs complicados y apasionados. Esta última es la que más destaca en este mar sentimental. Arriesgada musicalmente, compleja y aguerrida, descuartiza los resultados de las pasadas elecciones en Estados Unidos. “This must be the genius we’ve been waiting years for, oh no, this is so embarrassing”, recita un Berninger agraviado y lleno de ironía.

Sleep Well Beast es un disco sólido, coherente y disfrutable. Berninger continúa contando historias con metáforas y alegorías únicas, mientras que los hermanos Dessner y Devendorf sostienen la letra manteniendo el estilo sin dejar de arriesgarse. No obstante y aunque es un álbum audaz, en perspectiva, queda aún por debajo de lo que muchos consideramos su obra maestra: High Violet.

Andrea Jurado