Guarda tus favoritos

Guarda tus favoritos

Log In
Tus Favoritos

Música > Reseñas > Foo Fighters — Concrete and Gold

25 Septiembre 2017 Por Nancy Cárdenas

Foo Fighters —
Concrete and Gold

RCA Records (2017)

Artista: Foo Fighters

9

Concrete and Gold explota la esencia más pura de Foo Fighters.

Hace unos días se reveló el noveno álbum de estudio de Foo Fighters: Concrete and Gold. El compilado cuenta con 11 temas y fue producido por Greg Kurstin, quien ha trabajado con Adele, Taylor Swift y Beck.

Después de un descanso tras Sonic Higways (2014), Concrete and Gold entreteje sus raíces en la psicodelia, colaboraciones magistrales y radicales contrastes sonoros. Desmembrar cada uno de sus temas es lo mínimo que podemos hacer ante tal elaborada producción.

El arranque lo lleva “T-Shirt”, el cual es un tema con destilencias melosas que sin esperar evolucionan y erosionan la canción con un soft rock rico en guitarras. Después llega “Run”, primer sencillo del disco; un tema de pesados toboganes sonoros, voces con distorsiones y riffs de guitarra que nos piden despertar.

Durante la composición Dave Grohl escribió como pilón “The Sky Is A Neighborhood”, pues su catarsis aún no estaba saciada. El tema explota con crudeza y se reinventa. “Make It Right” se inunda de virtuosidad y psicodelia. Hasta hace apenas unos días se reveló una de las colaboraciones menos esperadas: Justin Timberlake. Así es, la banda por fin confesó a quien se refería cuando anunció la contribución de la estrella más grande del pop ¿Será?.

En entrevista para Indie Rocks!, Dave Grohl dijo que aunque Foo Fighters nunca ha sido un grupo de protesta social, es inevitable no alzar la voz cuando no está de acuerdo con algo. “La Dee Da” nos sumerge al tema del culto y fanatismo en Estados Unidos y por si fuera poco, Alison Mosshart (The Kills) imprime sus altos niveles vocales en ella.

“Dirty Water” hace sentir el metal en los huesos y nos lleva a nadar entre sus abundantes tejidos casi poéticos. Mientras que “Arrows” exalta la fuerza del disco, “Happy Ever After (Zero Hour)” extrae su lado más brillante. Y aunque sus letras nos hablan de la ausencia superhéroes, podemos encontrar la fuerte influencia de The Beatles en este disco, que es casi lo mismo. Grohl no bromeaba al describirlo como “la versión de Motörhead del Sargento Pimienta”.

Y es que hablar de la influencia de The Beatles en Concrete and Gold, esto se vuelve literal con su tema “Sunday Rain” pues Paul McCartney tocó la batería en ella. Además, Taylor Hawkins estuvo a cargo de la ejecución vocal.

El cierre del disco se perfila con “The Line” y “Concrete and Gold” se convierte en el candado del disco, aunque paradójicamente Grohl nos confesó que este fue el primer tema que compuso. Además, Shawn Stockman de Boyz II Men diluye algunos coros dentro de la misma.

Concrete and Gold, un álbum que emerge de un periodo de hastío, inconformidad política y que explota la esencia más pura de Foo Fighters.

Nancy Cárdenas