Guarda tus favoritos

Guarda tus favoritos

Log In
Tus Favoritos

Una nueva edición del Vive Latino se está llevando a cabo este fin de semana y así pasamos el primer día.

Si se tuviera que elegir una palabra para describir el primer día del Vive Latino 2017 sin duda sería: nostalgia. Esto se debe a que las bandas que realmente conectaron con el público de la primera jornada del festival tenían, al menos, veinte años de trayectoria. Desde el Inspector y su ska sabrosón, pasando por un renacido Jarabe De Palo, hasta el sonido guapachoso de Bronco, el público no hizo más que recordar a los asistentes que la música puede mantenerte joven, o al menos hacerte recordar cuando lo eras.

Pero empecemos por el principio. La banda encargada de inaugurar esta edición del Vive Latino fue El General Paz & La Triple Frontera, una agrupación multinacional (sus integrantes son uruguayos, argentinos y brasileños) que mezcla el jazz-funk con ritmos latinos, sin duda lo mejor para comenzar con una tarde soleada. Esto ocurrió en la Carpa Intolerante, el escenario donde se presentan las propuestas que no necesariamente tienen que ver mucho con el concepto del festival y los intercala con presentaciones de nombres más reconocidos como es el caso de Out Of Control Army que, con tan sólo dos años en la escena ska nacional se ganaron el derecho a representar a su género y vaya que dieron el ancho.

Por lo pronto, las actividades en los escenarios principales habían comenzado de la mano de Esteman, en el Indio y Morenito De Fuego en el Pilsner Plata. De estos, el segundo sorprendió gracias a su sonido “cumbiero villero” que por veces recordaba a la agrupación argentina Damas Gratis, aunque, al ser de Monterrey, también se le notaba una influencia de El Gran Silencio.

De regreso al Indio, la banda japonesa de surf-garaje, The 5, 6, 7, 8’s, amenizaba la tarde. Aunque este tipo de géneros son ideales para comprar tu primera cerveza e inaugurar el baile, algo pasó con las japonesas que no terminaron por conectar con el público que, siendo sinceros, sólo iba a escuchar “Woo Hoo”, canción que además quemaron al principio del set, quizá un escenario más chico hubiera sido más apropiado.

¿Se acuerdan que al principio de este texto dije que la nostalgia marcó el festival? Pues los primeros en llenar de recuerdos a los asistentes fueron los tapatíos de Thermo que provocaron que miles de ex-emos se reunieran a recordar su época en la secundaria cuando se delineaban los ojos y le cantaban con tristeza al amor, o al menos eso creían ellos.

Mientras Doctor Krápula llenaba de energía positiva el escenario principal, en el Pilsner Plata, otra generación recibía su dosis de recuerdos. Tras 10 años de su primera y, hasta ayer, única participación en el Vive Latino, La Tremenda Korte regresó y lo hizo con un recorrido por su historia que es, en parte, la historia del ska hecho en México. Mismo caso se dio momentos después con Inspector en el escenario Indio, el público no paró de corear durante 50 minutos cada una de sus desgarradoras canciones, no cabe duda que pasa el tiempo y esta banda regia demuestra que es capaz de crear melodía que, sin importar los años, quedarán grabadas en la memoria de los mexicanos.

Aunque si de creadores de canciones memorables se trata, nada como Illya Kuryaki & The Valderramas. El dueto argentino agasajó a su público con clásicos como “Abarajame”, “Coolo” y “Jennifer del Estéreo”, además de presentar temas más recientes como “Ritmo Mezcal”.

Pero bueno, no todo fue regresar al pasado. Mientras esto ocurría, en un escenario más chico (el escenario Vive Latino) un joven Jake Bugg hizo de las suyas y demostró por qué es uno de los consentidos del público mexicano. Su folk-rock conectó de inmediato con los asistentes que, aunque no eran tantos como podría esperarse, se notaba que eran verdaderos fans del británico.

Desde hace 10 años, Los Caligaris se convirtió en uno de los actos consentidos del Vive Latino, aunque en su primera participación a penas lograron llenar un escenario pequeño, desde entonces, y ayer no fue la excepción, se ha encargado de abarrotar el principal, llenándolo de fiesta, gracias a la combinación de sonidos bailables como el ska, reggae, cumbia y cuarteto.

Al mismo tiempo que esto ocurría, en el escenario Pilsner Plata, se empezó a llenar poco a poco de un sector del público más maduro, 100% noventero, a la espera de Jarabe De Palo. Esta presentación había causado mucho morbo debido a que el líder y fundador, Pau Donés, lleva un par de años luchando contra el cáncer. De hecho en más de una ocasión se dijo durante su presentación que esta podía ser la última vez que tocara en México, que se estaba despidiendo. Esto pudo provocar un ambiente triste y de despedida, sin embargo, Pau logró crear un ambiente esperanzador, como de renacimiento. Hizo pocas referencias a su enfermedad y todas fueron con tono positivo, como si hubiera encontrado la paz para aceptar su desgracia y agradecer por poder estar, una vez más, sobre los escenarios.

Ok ok, basta de filosofía y problemas existenciales sobre la vida y la muerte, llegaba el momento más esperado de la noche: Los Fabulosos Cadillacs. ¿Qué se puede contar sobre su presentación que no se haya dicho ya? En serio, aunque decenas de miles de personas corearon durante más de una hora clásicos como: Siguiendo la luna”, “Demasiada Presión”, “Calaveras y Diablitos”, entre otras, no se puede decir que la banda argentina haya hecho algo distinto a lo que lleva haciendo desde hace años. Con la excepción de un par de nuevas melodías, se podría agarrar un texto sobre sus pasadas presentaciones en el festival, pegarlo y nadie se daría cuenta. Es una pena que un grupo tan legendario no logre renovarse y se conforme con lo mismo de siempre.

En fin, si de renovaciones hablamos, en otro escenario los Babasónicos, ofrecían lo que sería la última presentación del ciclo “Desde Adentro-Impuesto De Fe”, en el cual hicieron versiones semiacústicas de sus grandes éxitos. “El Colmo”, “Irresponsables” y “Deléctrico”, fueron solo algunas de las canciones que reinventaron para este concepto lo cual, como era de esperarse provocó que sus seguidores disfrutaran de una presentación única en el festival, algo un poco más íntimo en comparación con lo que nos tiene acostumbrados el quinteto argentino.

El escenario Indio cerró sus actividades con Prophets Of Rage, la súper banda creada por los ex músicos de Rage Against The Machine y los MC’s Chuck D de Public Enemy y B-Real de Cypress Hill, además de contar con DJ Lord también integrante de Public Enemy. Aunque el escenario principal lució vacío, en comparación con otras presentaciones de la jornada, los asistentes pudieron disfrutar de clásicos de las tres agrupaciones, algunas reinventadas, como el caso de los clásicos de Cypress y Public Enemy a las que les agregaron el sonido característico de Rage. Su presentación fue poderosa y, como se esperaba, muy politizada. Mensajes de desprecio a Donald Trump se escucharon en más de una ocasión. Quizás lo mejor de su show fue su momento hip hop en el que los músicos de Rage abandonaron el escenario dejando que DJ Lord se encargara de manejar los beats de clásicos como “Insane In The Brain” y el cover “Jump Around”, tema original de House Of Pain.

La banda encargada de cerrar las actividades del primer día fue Bronco, agrupación legendaria de la música tropical y guapachosa mexicana. Con invitados especiales como Los Caligaris e Illya Kuryaki, interpretaron sus temas más representativos. “Dos mujeres un camino”, “Amigo Bronco”, “Sergio el bailador”, entre muchas otras, pusieron a bailar a un público que parecía no tener una pizca de cansancio.

Así, con baile y recuerdos terminó el primer día del Vive Latino 2017. Sin duda una muestra más de que “el Vive” año con año sabe cómo llegarle a su público, un público que en su mayoría se trata de mayores de 25 años que lo que quieren es ver a las bandas con las que crecieron, aunque sea por millonésima vez, no importa, al fin y al cabo, la mayoría quiere ser joven por siempre y la música es la vía que tienen para conseguirlo.

Checa las transmisiones en vivo del VL que tuvimos en Facebook presentadas por Doritos.

Galería

  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17
  • Vive Latino 2017: Día 1 #VL17