Guarda tus favoritos

Guarda tus favoritos

Log In
Tus Favoritos
Indie rocks!
¡Síguenos!

Cine > Noticias > Esperando a Roberto Bolaño (adaptado al cine en El Futuro)

Esperando a Roberto Bolaño (adaptado al cine en El Futuro)
Noticias           17 agosto 2012

Esperando a Roberto Bolaño (adaptado al cine en El Futuro)

Por

El futuro no me importaba, se me ocurrían ideas… (Bolaño)

Entre todos los chismes que se han barajado sobre una posible adaptación de la legendaria novela Los Detectives Salvajes (1998) del autor chileno Roberto Bolaño, ya se delira con la hipotética aparición de un Gael García Bernal, encarnando al protagonista Arturo Belano. Mientras tanto, desde el cine chileno, surge un pequeño brillo de esperanza para Bolaño en el cine con Il Futuro de Alicia Scherson.

Mientras algunos productores siguen seduciendo a los magnates de Hollywood, susurrándoles al oído el nombre Roberto Bolaño, al otro lado del continente surgió la posibilidad real, cada vez más real, de ver un texto de Bolaño por fin adaptado al cine y justamente en este 2012. Alguien por fin se atrevió (sin ser la súper industria norteamericana del cine) a traducir las oscuras calles subterráneas de la prosa bolañiana, al lenguaje de las imágenes-movimiento. En este caso no se trataría de Los Detectives Salvajes ni de 2666 (2004), sino de Una novelita Lumpen (2002), la última novela que Bolaño publicara en vida.

Dicho texto gira en torno a diversos personajes excéntricos que vagabundean entre la locura y la melancolía. El escenario del texto es una ciudad Roma post-apocalíptica en la que Bianca, la joven protagonista, acompañada por su hermano y dos físico culturistas misteriosos, se adentrará en el mundo adulto, descubriendo los abismos de la sociedad y las más intrigantes facetas de la sexualidad y el engaño. Una urbe onírica donde la historia del viejo actor Maciste se entrecruzará con la de la protagonista.

Todo comenzó en 2006 cuando la directora chilena Alicia Scherson –recordada por filmes como Play (2005) o Turistas (2009)– se enamorara del texto de Bolaño. A pesar de que la novela está considerada como una obra menor del escritor chileno, Scherson, sagazmente vio en ella la posibilidad de una buena adaptación, pues como ella misma comentó en alguna entrevista, arriesgarse a filmar Los Detectives Salvajes “…sería un suicidio”. De tal modo en 2006 adquiere los derechos de la novelita, justo antes de empezada la bolañomanía: “Tuve suerte, Bolaño no era el rockstar que es ahora”, comenta.

Hacia finales del 2011 se volvió a escuchar algo sobre el proyecto de la realizadora chilena, se habló de que ya estaba parcialmente filmada. Fue entonces cuando la directora prometió que la cinta se titularía Il Futuro, que estaría lista para abril del 2012 y que tenía como objetivo estar presente en Cannes para mayo del mismo año. Además contaría con las actuaciones del legendario androide de Blade Runner, Rutger Hauer (como Maciste), de Luigi Ciardo (Tomas) y de Manuela Martelli (en el papel de Bianca). Después pasó abril, luego mayo, junio… y no se ha sabido mucho del posible estreno; sólo que la cinta aún continua en post-producción. El suspense sobre un texto de Bolaño traducido al cine se ha prologando.

Ha sido una terrible espera, llena de curiosidad y expectativas, en la que nos ha metido esta coproducción de Chile, España, Italia y Alemania. Sin embargo esperemos que todo sea por bien, para que de allí surja una gran película. Y mientras las posibilidades para esta cinta continúan entretejiéndose en las mentes de los bolañomanos (algunos todavía muy reacios a ver un texto suyo adaptado al cine), El futuro continua nutriéndose de expectativas.

Así, mientras continúan los rumores sobre un Diego o un Gael en los papeles de Los Detectives Salvajes, la directora chilena Alicia Scherson está por entregarnos en cualquier momento el primer tributo fílmico a uno de los escritores más aclamados de nuestros días. Una película para el futuro titulada Il Futuro que esperemos rompa el misterio en cualquier momento y derrame un poco de la prosa bolañiana sobre los ojos ansiosos (y fieles) de los lectores y espectadores.

Editorial