Guarda tus favoritos

Guarda tus favoritos

Log In
Tus Favoritos

Cine > Entrevistas > Entrevista con Nicolas Winding Refn

Entrevista con Nicolas Winding Refn
Entrevistas           30 agosto 2016

Entrevista con Nicolas Winding Refn

Por Iván Lechuga

Con el éxito comercial de Drive, el director danés ha encontrado una elusiva independencia dentro del cine internacional para desarrollar sus proyectos.

Nicolas Winding Refn es un hombre demasiado parco. Se pregunta uno de dónde sale tanta pasión y violencia desbordada en sus películas si el hombre se toma dos minutos para terminar un enunciado. Es breve con sus opiniones pero perspicaz en sus respuestas. Quizás es la crianza dentro del seno de una bien acomodada familia artística danesa en Nueva York lo que le da un aire a algún villano en Cruel Intentions, o quizás solo sigue traduciendo del danés al inglés en su mente; como quiera charlamos en confianza con el director en la antesala del lanzamiento de su nuevo filme El Demonio Neón.

“Primero que nada quiero decir una cosa, México produce mi bebida favorita del mundo”, comentó Winding Refn al empezar, y me preparé para la mención de algún mezcal oaxaqueño o alguna marca de tequila comercial. Topo Chico, el agua carbonatada. ¡Diles a todos en México que es una de sus mejores invenciones!”, continuó.

Demonio-Neon-still

Habrá que volver a degustar aquella agua mineral de Monterrey, ¿pero acaso ha tenido chance de probar otro producto mexicano, digamos algo dentro del mundo del séptimo arte? “Bueno, las películas famosas, por supuesto; es difícil ver las nuevas y emergentes porque en cuestiones de distribución es cada vez más difícil que las películas pequeñas encuentren su lugar dentro de los canales de distribución convencionales, pero veo que hay mucho talento en aquella parte del mundo. Y claro está aparte la historia cinematográfica de México, con esas descabelladas películas de ciencia ficción y horror que hicieron, o aquellos trabajos con un comentario social, saben que tienen una rica historia en ambos rubros. Trabajos que mucha gente, o muchos países, nunca llegan a contemplar”, respondió el director.

Se asume que es difícil que alguien como Winding Refn, nacido en Copenhague, haya tenido la oportunidad de presenciar las maquinaciones del crimen organizado, pero desde la trilogía de Pusher, a Drive y Only God Forgives, vemos a sus personajes deambulando por esos bajos mundos. ¿Cuál es la fascinación del cineasta por ese ambiente? “No se me hace atractivo, pero creo que si Shakespeare estuviera vivo ahorita, no andaría escribiendo sobre las familias de la realeza, estaría escribiendo sobre el crimen, elevando la teatralidad dentro de ese mundo o algo que sería muy emocionante o aterrador. Creo que la muerte es una gran metáfora dentro del género dramático, y que ahora ya no tenemos las familias de la realeza como eran antes, las organizaciones criminales han tomado su lugar, y siempre sucede que entre más oscuro el ambiente, más grande es el drama”, dijo al respecto.

Nicholas Winding Refn

El Demonio Neón es visualmente espectacular, como su título lo sugiere, repleta de belleza cinematográfica y en la presentación de sus personajes, principalmente porque se desenvuelve dentro del mundo de la moda de Hollywood. Incluidos están esos fascinantes contrastes de color que caracterizan al trabajo de Winding Refn, “una necesidad”, como él los describe, debido a su daltonismo.

“Estaba interesado en hacer una película de horror basada en la obsesión por la belleza. Es interesante que todo mundo tiene una opinión sobre el tema de la belleza, algunas personas lo consideran superficial, algunos excitante, o divertido, o interesante. Es una de nuestras obsesiones como seres humanos y es un tema complicado, pero esta obsesión sigue creciendo, la longevidad de la belleza humana se sigue reduciendo y reduciendo, cada vez es más y más joven, ¿qué va a pasar cuando ya casi nadie sea considerado joven, cuando ya no haya esa longevidad?, es una evolución que no ha retrocedido, sigue avanzando”, comentó Winding Refn.

El caballero danés también platicó sobre las estrellas actorales que escoge para liderar sus proyectos, las cuales incluyen a Ryan Gosling en el pasado reciente, y últimamente a Elle Fanning para El Demonio Neón“Ella es a la que quería conseguir. Nació con este talento, esta cosa, (lo piensa profundamente), esta singularidad con la que muy pocas personas nacen. Es una combinación de varias cosas, es algo con lo que naces y que no se puede aprender, es un regalo especial que Dios te obsequia”, concluyó.

Palabras quizás no aptas para posts motivacionales en Facebook, pero ese “regalo de Dios” es algo que Nicolas Winding Refn posee. No era necesario decírselo, por supuesto.

Iván Lechuga