Indie Rocks

24 julio, 2012 Por: Jorge Luis Tercero Alvizo @GiorgioDammit Fotos: Mario Hernández

Daniel Giménez Cacho y la ciencia de la actuación

A mi repisa

Daniel Giménez Cacho es ya, en estos tiempos, como un Marlon Brando de la cinematografía mexicana. Tal vez exageró (lo admito), pero definitivamente estamos ante uno de los grandes: físico y metafísico de la actuación, el actor favorito de mi madre y un gran modelo a seguir para cualquiera que se inicie en este difícil camino.

Actor mexicano nacido en Madrid, España, el 15 de Mayo (irónicamente día del maestro) de 1961, Daniel fue un chaval que intentó estudiar física en la UNAM y por azares del destino, terminó arrojándose hacia la introspección de la actuación en cine, como los buenos. Se le ubica ya por demasiadas películas consagradas; y tal vez me voy a ver mal pero le recuerdo mucho (de aquellos días de mi niñez) como el villano de la telenovela Demasiado Corazón(1998). Aunque así como yo no veo novelas y Daniel Giménez Cacho rara vez actúa en éstas; sucedió que coincidimos en aquellos años.

Además, Daniel es un actor que ha incursionado mucho en teatro, incluso recientemente interpretó un papel importante en la pieza dramática El Buen Canario (de John Malkovich, 2008). En cine ha destacado en cintas clave de los últimos veinte años como Cabeza de Vaca (1991), El Callejón de los Milagros (1995), Aro Tolbukhin. En la mente del asesino (2002), La mala educación (2004), Colosio el Asesinato (2012), entre muchas otras. Además ha sido galardonado en cuatro ocasiones con un Ariel.

Asi, Giménez Cacho, con todo y alfombra roja y entrevistas express de las televisoras mexicanas, fue merecidamente homenajeado este 23 de Julio en el Teatro Juárez del centro de Guanajuato, en el marco de el GIFF 2012. Al terminar las palabras de sus colegas presentadores y de un video que sintetizaba algunos momentos importantes de su trayectoria, se proyectó la cinta Profundo Carmesí de Arturo Ripstein (1996).

Un actor accesible que a pesar de ser un tipo tan importante en el medio, siempre termina dando cátedras de humildad e inteligencia en donde quiera que se pare; incluso cuando me lo llegué a encontrar en la fila del pan en un expendio de Coyoacán. Daniel Giménez Cacho, más allá del renombre, más allá de su participación en el Teatro El Milagro, es un artista de la actuación que ha formado a toda una generación de actores; uno de esos importantes artistas que siempre están por dar más y cada vez más.

Comentarios